viernes , septiembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Cien años de perdón

Crítica de Cien años de perdón

Una excelente reflexión de cómo el exceso de ansia por lo económico a veces saca lo peor del ser humano, el desequilibrio mental y la falta de camaradería.

Cuando uno lee que Daniel Calparsoro está detrás de la dirección de una película se pregunta cuantas carreras habrá en el metraje, cuanta acción se esconderá detrás de cada uno de los personajes, pero no parece que aquí en Cien años de Perdón el director deja el ritmo frenético de las carreras y de la acción para refugiarse en el escenario bancario, los robos y lo que esconde la corrupción, ¿Qué tendrá que ver esto último con un atraco?

Crítica de Cien años de perdón

Seis hombres disfrazados y armados asaltan la sede centro de un banco en Valencia, un día que se presagia tranquilo pero que se complica con las lluvias torrenciales que tiene la ciudad. Lo que a priori iba a resultar un robo sencillo, se complica cuando el plan de huida no se puede realizar tal y como esperaban, y porque además los líderes de la banda, El Gallego y El Uruguayo se verán inmersos en un enfrentamiento por el poder de lo que realmente hay detrás del gran botín que se esconde en una de las cajas del banco. Pues parece ser que el dinero no era lo más interesante del atraco.

Necesario el planteamiento que hay de crítica desde una trama fuera de lugar del fondo de la cuestión que al final queda en retina y en la mente del espectador, y aunque visualmente estemos atentos a un contexto de primeras diferente, la sinergia que confluyen en la variedad de hurtos se combinan a la perfección y dan veracidad al título, con más énfasis si cabe.

La premisa de Cien años de perdón de partir de un atraco sin más no nos va a hacer pensar que acabaremos en tal desenlace y madeja política, tan actual, y hace que el film adquiera un tono mucho más atractivo y envolvente, sobre todo en guion, que el propio genero pudiera darnos, pues imprime algo más sustancial y diario.

Además el director si se descuida ha parecido casi ser un visionario adelantándose un poco a los acontecimientos que hoy en día leemos y vemos en nuestras noticias de actualidad políticas y aquí las plasma todas con grandes toques de ironía por momentos.

Aunque también hay que decir que hay instantes que no nos creemos la historia, sabiendo incluso que estamos en una trama de ficción hay secuencias poco veraces o por lo contrario el guionista nos quiere mostrar tanto a los ladrones y policías un tanto torpes.

Cc9s1mJWAAAyLVd.jpg large

Una excelente reflexión de cómo el exceso de ansia por lo económico a veces saca lo peor del ser humano, el desequilibrio mental y la falta de camaradería perdida por la venta de un puñado de euros o más bien por la falta de integridad del ser, al utilizar a los demás en beneficio propio.

En Cien años de perdón los enfrentamientos y discusiones existentes entre los atracadores uno se los cree, y de hecho también se cree lo que viene después, lo que no resulta tan creíble es la otra parte, la parte policial y política, esa que además de chirriar y repulsar al espectador, tampoco convence en su parte de guion pues está deslavazada por momentos, queriendo mezclar demasiadas piezas, muchas veces no sabiendo muy bien por dónde van los tiros ni a quien quiere señalar.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Megalodón

Crítica de Megalodón. No siempre lo más grande es lo mejor

Tiburón sigue siendo la mejor película de escualos de toda la Historia del cine cuarenta …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.