miércoles , abril 25 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Mustang

Crítica de Mustang

Visto lo visto en sus recorridos en festivales, el film ha gustado y mucho.

Nadie puede negar que Mustang es un producto que está bien elaborado, otra cosa muy distinta es que el contenido sea todo lo creíble y empatizable que uno desearía. Partir de realidades a veces es un arma de doble filo cuando se adentra en una ficción caramelizada y no por menos estandarizada en muchos momentos, como nos ocurre aquí.

Crítica de Mustang

Cinco hermanas huérfanas, de entre 12 y 16 años, pasan el verano al norte de Turquía con sus juegos inocentes en el Mar Negro con compañeros de la escuela. Pero esos juegos pronto tendrán sus consecuencias y habladurías meramente por ser mujeres, y el escándalo llegará a oídos de su familia. Por ello su abuela y tío, responsables de las niñas, deciden restringir sus salidas y prepararlas para su único futuro: ser esposas.

Mustang tiene un buen comienzo, una historia por momentos entrañable y dura, por partes iguales, que se va perdiendo en el metraje por la falta de credibilidad en muchos aspectos, que no voy a desvelar por no dejar spoilers, al menos a mí entender, pues visto lo visto en sus recorridos en festivales, el film ha gustado y mucho.

Mustang navega en esa burbuja del querer denunciar unos hechos palpables y que tienen una cierta relevancia en los años que corren, pero se diluye al tratarlo como lo hace con cierta ligereza no entrando en cierta forma de fondo y de lleno a ello, y no es que quiera que el dramatismo inunde el film, pero creo que algo más de rabia y de fuerza le hacía falta para darle la notoriedad que quería la temática en sí.

Sobre todo porque al llegar a la recta final de la película, cuando el remate en cierta forma es happy, uno no se lo cree, ha visto la cerrazón de la sociedad plasmada machista en sí, el poder que tiene en sí sobre la mujer y su decisión anulada, y finalmente ve como la ilusión puede incluso florecer ante la vista de todo el mundo y eso en verdad no es tangible, es una mera utopía, un cuento de hadas, que aquí no es lo que se trata.

También es verdad, que si la película en sí lo que quiere tratar en una cultura y sus traumas en la parte de la sociedad femenina y lo que ello supone, no me tienen porque introducir otros elementos más agravantes para ya rematar y estigmatizar al género femenino ya más, con lo que tienen ya es suficiente, bien tratado, pues el hecho que agrava aún más la situación puede pasar allí o en cualquier otro país, y para denunciar unos hechos sociales en concreto era innecesario buscar ya más situaciones denigrantes. Bastaba con las denuncias del día a día cultural, como reivindicación.

He de reconocer que me gusta cuando trata esa doble moral de las generaciones ante la sociedad de condenar unos hechos ante unas personas pero salvaguardarlos ante otras, demuestra esa supervivencia que tienen que tener y esas pequeñas dosis de lucha que tienen en la convivencia con la realidad, y que además en la cinta incluso tienen un cierto toque de humor, que te recuerdan al cine italiano en cierta medida.

Mucho se hablado de comparaciones con otras películas, y por supuesto que hay inspiraciones pero personalmente en cierto momento no pude por menos que acordarme de Jafar Panahi y su película Offside (Fuera de juego), el también reivindicación la libertad de la mujer en su país, Irán, en un ámbito en concreto, en los partidos de fútbol, y aquí en Mustang también hay unas secuencias donde se buscan esa tolerancia e inclusión del mundo femenino en ese sector tan masculino y tan mal visto. El director iraní en ese caso utilizó el drama y la comedia por partes iguales denunciar los hechos y lo consiguió con gran acierto.

Crítica de Mustang de Susana Peral.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Deja un comentario