martes , octubre 23 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Corazón Gigante

Crítica de Corazón Gigante

Un cuento contemporáneo sobre alguien que está acostumbrado al desprecio y a ser juzgado de antemano por su aspecto.

Desgraciadamente vivimos un tanto guiados por los estándares que la sociedad nos dicta y sobre todo la que la publicidad marca, ya desde pequeños y sobre todo ellos tienden a la crueldad hacia los que son diferentes, todo lo que se sale de esos patrones son carne de cañón, los adultos lo hacen de otra manera pero no por ello menos cruel. En Corazón Gigante, esta película procedente de la gélida Islandia, nos traen una recreación muy realista de lo que le puede suceder a una persona a la que solo se la juzga por su imagen.

Crítica de Corazón Gigante

Corazón Gigante es una maravillosa película procedente del norte de Europa, un cuento contemporáneo sobre alguien que está acostumbrado al desprecio y a ser juzgado de antemano por su aspecto. Vivir siendo consciente de que invitas al rechazo no debe ser fácil y Fusi no lucha para cambiar eso porque somos nosotros los que tenemos el problema, lo que hace es solo lo que le dicta el corazón en todo momento y sin duda es la clave, el que da sin pedir nada a cambio recibe multiplicado por tres.

Dagur Kári su director ha sabido contarnos una hermosa y cruel historia con un personaje de lo más entrañable y honesto con él mismo (Gunnar Jónsson) que  se pone en la piel de Fusi un hombre de cuarenta y tres años con sobre peso y un aspecto que choca con la sociedad que le rodea, eso le convierte en el foco de atención de los indeseables (personas normales que nos rodean), incluso si hacemos un ejercicio de reflexión y somos íntegros igual alguna vez hemos actuado de una manera parecida.

Coraz_n_gigante-887209619-large

En Corazón Gigante Fusi es un hombre solitario e introvertido que su afición son las maquetas de la Segunda Guerra Mundial. Su madre y el novio de su madre le regalan un curso de baile intentando que así salga de casa y conozca otro mundo, en ese curso de baile conocerá a Sjöfn (Ilmur Kristjánsdóttir)  una mujer que también vive sola y esconde un mundo interior, es a partir de ese encuentro cuando la vida de Fusi empieza a tener sentido.

Corazón Gigante es posible que sea una de las películas más bonitas que se ha estrenado este año, destaca por su sencillez y cómo nos mete en una atmosfera amortiguada de tensión continua, con un personaje honesto, bondadoso, integro que tiene un corazón más grande si cabe que su propio cuerpo.

 

3.6

Corazón Gigante

Lo Mejor: Una de las películas más bonitas del año
Lo Peor: Que esta gran película pase sin pena ni gloria por la cartelera

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica Girl

Girl es un relato conmovedor en cada uno de los personajes principales, donde el dolor …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.