martes , julio 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de “Anomalous”. Cuidado con los giros

Crítica de “Anomalous”. Cuidado con los giros

El actor Lluís Homar ilumina una confusa mezcla de thriller y terror que naufraga por culpa de un guion que abusa de las trampas.

Un error habitual de muchas películas de terror y suspense es abusar de los giros. Sus directores y guionistas pretenden sorprender al desprevenido espectador desvelando los ases que tenían en la manga de la manera más efectiva posible.

El inconveniente surge cuando se utiliza este recurso en demasiadas ocasiones y sin suficiente justificación. Es entonces cuando la coherencia de la trama suele hacer aguas, provocando que el filme naufrague en la inverosimilitud más absoluta. Ese es precisamente el principal problema de “Anomalous”, el debut como realizador de largometrajes de Hugo Stuven Casasnovas.

Crítica de "Anomalous"

El joven cineasta, con suficiente experiencia como ayudante de dirección y cortometrajista, pretende ofrecer un thriller psicológico que hable sobre la injusticia y la culpa, pero sus intenciones se ven saboteadas por un guion que acumula referencias sin asimilarlas demasiado bien y una sucesión de giros en su desenlace que provocará la incredulidad del espectador más ingenuo.

Pocos elementos funcionan en esta producción que aborda la extraña muerte de un hombre esquizofrénico tomando como base el interrogatorio de una investigadora al psiquiatra del fallecido.

Como ya he comentado anteriormente, el largometraje, rodado en inglés con una estética que recuerda al de algunas series de televisión norteamericanas, reúne elementos de cintas tan distintas entre sí como “Sospechosos habituales” o la saga Paranormal Activity”, franquicia que se ha convertido en referente del denominado horror found footage, para componer una narración que transita entre el thriller, el fantástico y el terror sin triunfar en ningún terreno.

Es como si las costuras de este Frankenstein cinematográfico que es “Anomalous” fueran demasiado visibles y no acabaran de funcionar bien juntas. La acumulación de trampas en el tercio final y unos diálogos plagados de psicología de manual contribuyen al desastre.

Solamente parece salvarse del naufragio un estupendo Lluís Homar, capaz de imprimir misterio y desasosiego a su atormentado personaje de doctor.

Por el contrario, la actriz Christy Escobar, encargada de interpretar a su enigmática interrogadora, parece haber confundido frialdad con hieratismo.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.