jueves , diciembre 13 2018
Home / Noticias de cine / MUCES 2016. Día 2 en la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia

MUCES 2016. Día 2 en la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia

Segunda jornada en uno de los festivales de cine europeo con más relevancia en nuestro país.

La 11ª Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia (MUCES) cuenta, como cada año, con un país invitado, en esta ocasión el turno es para Eslovaquia.

En la segunda jornada en el MUCES 2016 nos centramos en “La joven Sophie Bell”, “La doctora Brest”, “Mimosas” y “Bélgica”.

“La joven Sophie Bell”

main-youngsophiebell-640x427px

Que una película de algún que otro vuelco emocional es de agradecer, siempre que en su contexto no derive en demasía. “La joven Sophie Bell” es una cinta que tiene un comienzo un tanto frívolo en su exposición, pero que se determina en una composición de madurez, de búsqueda de la verdad y de la propia identidad de la protagonista.

Film que también hay que destacar por la inserción de la música tecno pop con gran acierto, dando la vitalidad y el riesgo en el momento apropiado y bajando el tono en los instantes que hay más sosiego ensalzando las emociones.

“La joven Sophie Bell” de Amanda Adolfsson retrata la historia de dos amigas desde la infancia, que se separan cuando terminan el instituto ya que cada una toma un rumbo diferente. Las discrepancias también hacen que ya no tengan la misma confianza, pero un fatal acontecimiento ahora la vida de la una será la de la otra.

Invade la gran melancolía de la amistad en todos los aspectos, la necesidad del arropo por parte de alguien cercano, pero no de sangre. Aunque este matiz por momentos se pueda interpretar en otro contexto fuera de la simple y gran amistad que se expone.

Otro de los atrayentes que tiene en todo el proceso de duelo que hay en una de las protagonistas es la parte de la fantasía, del pasado hecho presente donde la nostalgia y el dolor se fusionan para dar cierta lucidez a lo que es el recuerdo.

“La doctora Brest”

emmanuelle-bercot-abrira-la-competicion-donostiarra-con-la-doctora-de-brest_landscape

Muces 2016 contiene gran surtido de películas, algunas más convencionales y comerciales, entre ellas se encuentra “La doctora Brest” que justo este viernes pasado se estrenó en las Cartelera de cine.

“La doctora Brest” contiene ese poso de verdad de las historias reales pasadas a ficción, pero al mismo tiempo esa cierta manipulación que ejerce cualquier guion cuando la ambigüedad aparece como sombra.

Irène Frachon (Sidse Babett Knudsen) en 2010 realizó unos cara a cara con la industria sanitaria y farmacéutica francesa, por la comercialización de un medicamento que derivaba en unos efectos secundarios mortales en un alto porcentaje de pacientes. Historia real que demuestra que sí puede luchar contra los gigantes.

Las formas plasmadas en ciertos momentos no son lo que se pudiera esperar de una historia de ese calibre. Sobre todo en comportamientos de algunos personajes, al menos no resultan creíbles y pueden sacarnos de contexto.

Aunque puedan descuadrar en la globalidad de la película aunque matices de los personajes, hay que destacar que están bastante bien delineados y que se van uniendo las historias de cada uno entre sí de una manera natural.

Tiene buen ritmo, pero apabullante en cuanto a vocabulario médico que hace que en algún instante podamos interpretar mal el fondo que no la forma. Se agradece que este tipo de exposiciones de temas no realicen totalmente planas, pero adolece de dar por sentado que muchas explicaciones técnicas se van a entender.

“Mimosas”

actualidad_125498536_5032634_1706x960

Para no variar, y no dejarnos de sorprender, el director gallego Oliver Laxe, vuelve con una película nada convencional y aun pudiendo tener dobles lecturas, necesita varios visionados.

Un anciano Sheikh es acompañado por una caravana a Sijilmasa. Su deseo, y el de su familia, es ser enterrado junto a sus seres queridos, y para ello no le queda mucho tiempo. Este suceso ocurre antes de lo previsto, no dándole tiempo a llegar a su destino, en las cumbres del Atlas marroquí. Parte de los acompañantes abandonan ese viaje, pero dos de ellos, mostrando una gran firmeza aseguran que sabrán llegar sin dificultad, aunque la mujer del difunto tiene sus dudas. A ellos se unirá Shakib que viene de otra dimensión totalmente alejada de la realidad convencional, pero tiene la misión de ayudarles, aunque sea primerizo en ello.

Personajes que se definen y desdibujan al mismo tiempo. Escenarios que acogen la historia como si fuera una segunda piel, cultura que se exhibe pero que posiblemente no seamos capaces de interpretar al cien por cien.

Aquí la imaginación es otro protagonista más, además de utilizar la retórica, las metáforas, leyendas y creencias en servicio de cada situación y cada papel. Hay un simbolismo cultural muy fuerte arraigo en el guion, una forma de guiar al espectador en ese viaje que según la interpretación de cada uno puede acabar de muchas formas.

Una película totalmente abierta donde la fotografía define a “Mimosas” como un viaje narrativo hacia el interior de las personas, las fábulas y en cierto modo los simbolismos que hacen que el ser humano se arraigue a su tierra y costumbres. Un viaje sobre la vida y la muerte con las formas de esa última despedida y como se plantea ante los demás buscando el respeto.

No es de extrañar que en el Festival de Sevilla este año haya conseguido además de El premio especial del Jurado y el de Mejor sonido. Han jugado con ello de una manera muy inteligente para enfatizar situaciones y que el espectador esté mucho más atento a los devenires del guion.

“Bélgica”

maxresdefault

Hay propuestas que se recuerdan en cierto modo por alguna parte más que esencial de la misma. “Bélgica” es encumbrada por su banda sonora. Felix Van Groeningen, ha recreado un drama junto a su coguionista Arne Sierens, siguiendo con las melodías el ritmo frenético de todas las situaciones.

Dos hermanos deciden abrir un bar de copas. Uno de ellos ya tenía experiencia en esa faceta, el pequeño y el mayor parece buscar una vía de escape a una vida que no se le antoja nada emocionante. El negocio irá de menos a más, sacando a la luz el pasado familiar de ambos y las influencias en ellos mismos, más de lo que pensaban.

El cartel de la película puede incluso reflejar parte del guion que no es nada simple pero nada rebuscado. En cierta forma es como un efecto dominó donde cada caída es mayor y sus consecuencias se van incrementado endureciendo las personalidades de los protagonistas.

Además, aunque pudiera parecer que es de soslayo, hace una cierta crítica constructiva a la sociedad mercantil y sus devaneos en los bajos fondos para poder sacar un negocio adelante.

“Bélgica” es un reflejo de personalidades frías que solo se elevan al disfrute cuando entra en juego el desmadre. Hay una búsqueda de la responsabilidad sin caer en los errores ya vividos en sus carnes pero no siendo el ejecutor directo.

Un metraje largo por el compendio de los personajes en distintos ámbitos y situaciones y que no cae para nada en lo previsible finalmente.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Novocine 2018, XII Muestra de Cine Brasileño

El mes de noviembre es uno de esos periodos del año que más festivales de …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.