jueves , abril 19 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de “Frantz”. Sensible, emotiva y conciliadora

Crítica de “Frantz”. Sensible, emotiva y conciliadora

No es la norma por parte de François Ozon realizar un remake, pero en esta ocasión con Frantz se ha decantado por hacer un homenaje a “Broken Lybbaly”(“Remordimientos”) de Ernst Lubitsch que data de 1932.

Anna va cada día a visitar la que es la tumba de su prometido, Frantz, que fue asesinado en Francia durante la I Guerra Mundial. Aunque esa contienda ya ha pasado, en Alemania todavía quedan esas pequeñas rencillas por aquellos que fueron sus contrarios en la batalla. Por ello la aparición de Adrien en el cementerio, un francés que conoció a Frantz años atrás. Ahora esta aparición revivirá sentimientos perdidos en Anna, Adrien y en la familia de ambos.

Sensible, emotiva y conciliadora, teniendo ese toque tramposo que hará girar algún que otro aspecto en dudoso o no, dependiendo de cada interpretación.

Según el director, le gusta más enfocar sus películas a través de personajes femeninos, pero aquí en “Frantz”, dota a los protagonistas masculinos la mayor parte del sentido de la trama, aunque las mujeres sean las que puedan cambiar en cierto sentido el rumbo de la historia.

Un duelo entre la verdad y la mentira, entre la conciencia y el anhelo, los recuerdos y el futuro. Un guion que encara todos esos aspectos con gran sutilidad y enmarca la crudeza de algunos hechos en la valentía de la búsqueda de una salvación emocional ante los actos realizados.

Ozon ha recreado esta historia en blanco y negro, pero a veces secuencias en color, y ahí es donde plasma las partes que más quiere enfatizar, conteniendo en sí el mayor mensaje de fondo de la temática.

Tiene un progreso lento y sugerente donde los personajes se van descubriendo desde el exterior hasta desnudar su interior. Una historia que busca la comprensión en situaciones irracionales y que no juzga bandos ni siquiera personas, solo busca el fondo y corazón, aunque haya sombras. Hay personajes que parecen esconder secretos a libre lectura del espectador.

François Ozon impone un estilismo visual sugerente, donde la recreación de la época es tan importante como cualquier parte del guion. Impregna de nostalgia las imágenes con la evocación de regenerar la crudeza con cierta sonrisa y positividad. Una búsqueda de la felicidad en sí pero sin perder la visión de la realidad.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Ready Player One

Crítica de Ready Player One. No hay nada como lo real, nena

El director Steven Spielberg fue una figura clave en el cine comercial de los ochenta. …

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario