miércoles , noviembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Últimos días en el desierto. Paisajes bíblicos y mudos

Crítica de Últimos días en el desierto. Paisajes bíblicos y mudos

Puntuación:

Últimos días en el desierto es una película bella y llena de poesía que con la simpleza y la cotidianeidad de la vida misma, sin grandes discursos ni acciones épicas, desprende los valores cristianos más puros y primitivos, desechados de todo elemento material, que una historia filmográfica sobre Jesús pueda dar de sí.

User Rating: Be the first one !

Un drama bíblico, protagonizado ni más ni menos que por Ewan McGregor en el papel de Jesús.

El director “seriéfilo” Rodrigo García, autor de una larga y respetable lista de títulos de la pequeña pantalla entre los que destacan algunos de los capítulos de la emblemática serie Los Soprano,  estrenaba en el Festival de Sundance de 2015 el filme Últimos días en el desierto. Este drama bíblico, protagonizado ni más ni menos que por Ewan McGregor –en el papel de Jesús-, llega ahora a nuestro país.

Crítica de Últimos días en el desierto

La historia gira entorno a la figura de Jesucristo en uno de sus múltiples episodios de revelación y conocimiento anteriores a su “mandato” en Jerusalén. El escenario es un desierto árido y desolador, por el que el nuevo Mesías viaja con el objetivo de hacer penitencia y practicar el más puro ascetismo, lo que rápidamente se traduce en fatiga y alucinaciones. En una de éstas, Jesús empieza a tener encuentros con un diablo muy familiar, quien intenta tentar al viajero exhausto a cada momento, poniendo su fe en entredicho.

Crítica de Últimos días en el desierto (Last Days in the Desert)

Paisajes divinos y bíblicos con un Ewan McGregor correcto en su interpretación silenciosa y natural, en una escenografía y caracterización más desmitificadora que los retratos de Cristo a los que nos tienen acostumbrados, aunque no por ello menos digno o irrespetuoso con los dogmas del cristianismo.

Esta película es en esencia una lectura realista y humanizada de la figura más influyente de la era moderna y una reconstrucción muy terrenal y bella de lo que pudo ser su proceso de autoaprendizaje en medio de la nada y sin nada pero desprendiendo ya la luz del que se encuentra por encima del resto en la escala moral del individuo.

El Salvador rompe su silencio espiritual y angustioso, y presente durante toda la película, para interactuar con un seguido de personajes con los que coincide en su odisea; entre ellos se encuentran el mismo diablo, materializado en su interior y persistente en las situaciones de debilidad por tentación, y una humilde familia de campesinos del desierto en crisis, compuesta por una madre enferma (Ayelet Zurer), un hijo (Tye Sheridan) con pretensiones de emanciparse y descubrir los atractivos misterios de la ciudad y un padre recto, justo y curtido por el sol y la arena (Ciarán Hinds).

Estos encuentros, como los de las narraciones bíblicas, no son puntuales, sino que se conciben por el director y guionista Rodrigo García como un medio funcional para construir la identidad de Cristo en la película. Su interacción con la familia, necesitada de un guía que les ilumine en un momento crucial de sus trágicas vidas, nos enseña su psicología determinante y divinamente honrada, pero de un modo imparcial y completamente humano, aceptando más al hijo de María que al de Dios.

Últimos días en el desierto es una película bella y llena de poesía que con la simpleza y la cotidianeidad de la vida misma, sin grandes discursos ni acciones épicas, desprende los valores cristianos más puros y primitivos, desechados de todo elemento material, que una historia filmográfica sobre Jesús pueda dar de sí.

Si será o no un éxito en taquilla depende de la buena aceptación que el rostro británico de McGregor obtenga en el papel de Jesús de Nazaret y el aguante del público para no aborrecer un metraje de 90 minutos con tan solo veinte de diálogo.

Crítica de Raimon López.

Acerca de Raimon López

Mira esto

Crítica de Sin fin. La incapacidad de sentir

La fatalidad de no saber trasmitir los sentimientos en el ser humano es algo cada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.