viernes , septiembre 22 2017
Home / Críticas de cine / Crítica de Dancer. Un cuento contemporáneo lleno de valores y enseñanzas

Crítica de Dancer. Un cuento contemporáneo lleno de valores y enseñanzas

Puntuación:

Todo está muy bien tratado en este trabajo, incluso las partes más escabrosas de la vida de Sergei se tratan con dulzura, llegando a empatizar con el espectador esa flaqueza, esa derrota fruto del grado de exigencia y de sacrificio que conlleva ser siempre el mejor de la clase. La lucha fratricida por la perfección.

User Rating: 3.5 ( 1 votes)

El documental está muy bien enfocado y dirigido por parte de Steven Cantor, que plasma desde la niñez la vida del Ucraniano Sergei Polunin.

Dancer es una especie de cuento contemporáneo sobre un niño que soñaba con ser el mejor en lo suyo, esa pasión que ponía, su padres la supieron encauzar a tiempo y apoyarle en todo de una manera incondicional a veces a costa de su propia felicidad y estabilidad.

Crítica de Dancer

Crítica de Dancer

Este documental está lleno de valores y enseñanzas que pueden venir bien a generaciones de padres y a jóvenes que llegan a la cima o al futuro soñado y de pronto se les crea el:” Y ahora qué”.

El documental está muy bien enfocado y dirigido por parte de Steven Cantor, que plasma desde la niñez la vida del Ucraniano Sergei Polunin, considerado uno de los mejores bailarines de su generación. Este extraordinario trabajo cuenta como desde niño Sergei ya destacaba en todas las clases en las que estaba, consiguiendo que a los diecinueve años fuera el bailarín más joven de la Royal Ballet de Londres.

El documental llega al espectador, muchísimo más que un biopic ya que aquí son los propios protagonistas de la historia los que cuentan de primera mano sus sentimientos y experiencias vitales. Cantor ha sabido meter muy bien toda la documentación gráfica que guardaba la familia de este genio de la danza y lo entrelaza como si de una película se tratara con entrevistas de sus padres, abuelos, profesores, amigos y el propio Sergei que expresa sus sentimientos, temores  y mundo interior que le provoca el estar en lo alto de una disciplina tan dura y sacrificada.

Todo está muy bien tratado en este trabajo, incluso las partes más escabrosas de la vida de Sergei se tratan con dulzura, llegando a empatizar con el espectador esa flaqueza, esa derrota fruto del grado de exigencia y de sacrificio que conlleva ser siempre el mejor de la clase. La lucha fratricida por la perfección.

En esta obra se tratan muchos temas en los que el director quiere incidir para que el espectador sienta de cerca que el éxito con sudor y esfuerzo sabe mejor pero que no siempre es así, que detrás de ese esfuerzo hay mucha infelicidad. Desde luego se ve claramente que la perspectiva está enfocada en el ser humano, en lo que siente Sergei, en su cansancio, en su sentimiento de culpa con respecto a sus padres por haberlo dado todo por él.

Estamos ante un trabajo muy interesante que a los que somos profanos en el mundo de la danza se nos puede despertar el interés y la inquietud, porque nos retrata a un ser humano que vive para la danza desde su más tierna infancia y que cuando mira hacia atrás se da cuenta que por ese sueño que perseguía hipotecó su infancia, su adolescencia y su juventud, sin duda deja mucho para la reflexión, contado desde el máximo respeto, sin ahondar  en lo morboso, ni siquiera en su vida sentimental, con exquisito cuidado dando al personaje ese aire de misterio que ya de por sí le envuelve y que le hace aún más grande.

En Dancer se respira el sacrificio, la ilusión, el talento, la humildad, el amor por el baile, la frustración, el cansancio, el miedo, la rebeldía, la belleza y sobre todo la humanidad que el personaje trasmite. Una lección de vida.

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica de Regreso a Montauk. Una obra menor de Volker Schlöndorff

Volker Schlöndorff es un experto en dramas, creador de cintas como El tambor de hojalata …

Deja un comentario