viernes , septiembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Maudie, el color de la vida

Crítica de Maudie, el color de la vida

Puntuación:

La cinta posee ese ritmo narrativo clásico que te envuelve desde la primera toma, con su encuadre fotográfico y musical, acordes que acompañan a la imagen con suavidad y creatividad, esa que tanto se plasma durante todo el metraje.

User Rating: 3.65 ( 2 votes)

Maudie es un canto a la tolerancia, a la comprensión y una reivindicación a no juzgar por las apariencias.

Mil maneras de sentir, mil maneras de vivir, mil maneras de amar, mil maneras de sufrir y en su conjunto mil maneras de ver la vida con sus pros y contras desdé la perspectiva de cada pequeño detalle, todo esto se disfruta en Maudie, el color de la vida.

Crítica de Maudie

Maud es alegre y con mucha imaginación pero se ve cortada por su familia y sus ataduras, ella quiere volar del nido pero necesita un trabajo. Everett es una persona non grata en su pueblo, ya que vive al margen de la sociedad, siendo un huraño pescador, pero quiere una asistenta. Así en esa necesidad de cada uno de ellos, comienza una convivencia que sacará lo mejor y lo peor de cada uno, hasta que los sentimientos afloren.

Maudie, el color de la vida, está basada en hechos reales, contanto la vida de la pintora canadiense Maud Lewis, narrando su historia de amor y mostrando como se convirtió en una de las artistas folk más representativas de Canadá con sus pinturas que desprendían vitalidad y sencillez.

La cinta posee ese ritmo narrativo clásico que te envuelve desde la primera toma, con su encuadre fotográfico y musical, acordes que acompañan a la imagen con suavidad y creatividad, esa que tanto se plasma durante todo el metraje.

Maud es un canto a la tolerancia, a la comprensión y una reivindicación a no juzgar por las apariencias. Tiene una lectura de los personajes que se crece y varia a medida que van corriendo los minutos, duelos sin terminar, secretos que golpean el corazón y cicatrices que nunca cerrarán.

El guion tiene la virtud de ir desgranando al personaje principal, de ir revelando características de su persona y personalidad, tanto creativa como física, pero sin mostrar todo desde el primer instante. De hecho lo que engancha es la forma de expresión corporal que da una idea del interior sin dejarse caer en la autocompasión y enfatizar el espíritu de superación ante la vida, las personas y las enfermedades

El director Aisling Walsh ha encarado la parte del clasismo humano con gran destreza, enfocando los prejuicios sociales ante la supuesta marginación por distintos aspectos, físicos o económicos o meramente de personalidad diferente, sin caer en lo melodramático ni incidir en una historia convencional de superación si no en una historia de amor, de realización personal y de autoestima.

Maude es una visión totalmente distinta a la que podemos tener de la creatividad, aquí se retrata el don de la protagonista Maudie, a través de sus pinturas que muestran lo que sus ojos ven, o quieren ver, o lo que su corazón siente, y todo ello ante la necesidad de crearse un mundo interior por el rechazo y dolor que siente, una exclusión social que recae en la búsqueda de una visión con color de vida, para apartar el negro que tanto tiene a su alrededor.

Dos actuaciones espléndidas, las de Ethan Hawke y Sally Hawkins, que se superan incluso cuando los personajes principales se unen y en sus tomas ambos desprenden verosimilitud y humanidad con estilo, sin forzar pero plasmando la dureza de una historia real llevada de una manera elegante y creíble a la ficción.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Megalodón

Crítica de Megalodón. No siempre lo más grande es lo mejor

Tiburón sigue siendo la mejor película de escualos de toda la Historia del cine cuarenta …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.