viernes , diciembre 15 2017
Home / Críticas de cine / Crítica de Invierno en Europa. Una joya documental de Polo Menárquez

Crítica de Invierno en Europa. Una joya documental de Polo Menárquez

Puntuación:

Lo que aquí se trasmite, es duro, cruel contra el ser humano y necesita ser contado con perspectiva, es decir a pie de calle, nunca mejor dicho, ya que es donde están todos los protagonistas de Invierno en Europa.

User Rating: 3.4 ( 1 votes)

Durante el metraje de la cinta uno tiene la sensación de estar tan absorto en la atmósfera que nos hace ver Polo Menárguez en su documental, con esas declaraciones que emanan verdad, que te dejan inmerso en la frialdad del fondo de lo visionado que metafóricamente es lo mismo que hay en la parte visual y que se encripta en el título sin poder salir nunca de ahí.

Crítica de invierno en Europa

Invierno en Europa es el retrato de cientos de migrantes afganos que viven a la intemperie, con temperaturas bajo cero, calentándose con hogueras tóxicos en medio de un paraje digno de una película de ficción, siendo el escenario una antigua estación de tren abandonado en Belgrado.

Pero en la nueva estación hay vida, miles de viajeros siguen su destino sin deparar lo que existe unos metros más allá, es mejor no levantar la cabeza y no ver la realidad que les rodea. No es solo esa vieja estación, son los bosques, las fábricas abandonadas los que dan cobijo bajo la mirada fría y distante del pueblo europeo, y sufriendo la violencia por parte de los policías para ser detenidos y llevados de vuelta a otro lugar en el que para ellos no molesten.

Cuando llega el final de la proyección, la razón no sale del invierno, de la sensación térmica que todo trasmitía imposible imaginarse en esas personas otra estación, no hay calor para ellos, ni humano ni terrestre. Están a la intemperie en todos los sentidos, no se sienten arropados por nada ni por nadie.

Invierno en Europa tiene una tonalidad gris en imagen, estupenda fotografía aunque sea en un caso duro, que empasta a la perfección con las voces, no se recrea en la agonía de una persona, abarca muchos frentes, muchos casos y agrupa la dureza de la calle a la espera ante una situación que se demora en el tiempo, viviendo en tierra de nadie, al menos de ellos no.

Aunque hayamos visto ya muchos documentales sobre la temática en cuestión, creo que es de las pocas veces que en primera persona, más de un protagonista, dice que quiere volver a su hogar, que se haga oír su voz y que nadie más pase por lo que él está pasando. Lo habitual en todos los migrantes es decir que buscan un futuro mejor y volverán intentarlo aunque les pongan piedras en el camino.

Lo que aquí se trasmite, es duro, cruel contra el ser humano y necesita ser contado con perspectiva, es decir a pie de calle, nunca mejor dicho, ya que es donde están todos los protagonistas de Invierno en Europa.

Lo peor de todo es cuando se esperan los títulos de crédito y vemos que nos comienzan a dar datos y estadísticas de migración, de los países que acogen y el bajo porcentaje que ofrece Europa en sí, ese que contiene países avanzados en tecnología, en exportación, en economía pero nada de humanidad, y por supuesto nada de palabra.

Este documental, el primero de Polo Menárguez, mención especial en la pasada SEMINCI, en sección Doc España, y candidata a Mejor Documental a los Premios Goya que desembarca en Cineteca, el día 18, con un tema que sigue llama a gritos a Europa: la migración de afganos que sobreviven en Serbia, en condiciones infrahumanas para que se abran las fronteras. También habrá pases en la Sala Morada del 27 al 30 de noviembre

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El tercer asesinato. Un thriller de Hirokazu Koreeda

Hirokazu Koreeda incluso cambiando de género cinematográfico, en El tercer asesinato, ha seguido en su …

Deja un comentario