viernes , diciembre 15 2017
Home / Noticias de cine / Muces 2017. Crónica del día 3, Un minuto de gloria

Muces 2017. Crónica del día 3, Un minuto de gloria

La jornada del día 18 en Muces por parte de Cineralia se ha desarrollado bajo el embrujo de Bulgaría, tres películas muy interesantes con dirección femenina, y con denominador común la bajeza humana y el sentimiento de estar apartado del mundo convencional teniendo una realidad distinta.

Además hoy como otros años, ha sido el duelo de vino, vinos españoles con búlgaros, también tres de cada uno como el número de cintas, comparativa para todos los gustos como en las salas de cine.

Un minuto de gloria de Kristina Grozeva y Petar Valchanov

Un minuto de gloria

Mezclar sátira y drama en un buen tándem, los directores Kristina Grozeva y Petar Valchanov han mezclado los géneros a la perfección, por personajes y por tramos haciendo un desarrollo que engancha al espectador sugerentemente y llevándole al terreno más profundo de la trama en Un minuto de gloria.

Ambos directores han creado el relato a partir de una historia real, se nutren de noticias de la prensa para realizar sus guiones, dibujando así la sociedad que en realidad existe. La película ganó el pasado año en el Festival de Gijón los premios a  Mejor película, guion y premio FIPRESCI.

Tsanko Petrov es un trabajador de ferrocarril que en un día normal de su trabajo se encuentra en las vías del tren un millón de levs (medio millón de euros) y lo devuelve a la policía. El Estado le recompensa con un reloj de pulsera, que no durará mucho. En ese mismo acto Julia, relaciones públicas del Ministerio de Trasporte, le pide que se quite su antiguo reloj, ya que recibirá uno nuevo, pero con el tiempo el viejo reloj no aparece, y ahí comienza la lucha de Petrov.

Lo que hubiera podido acabar en una mera historia de enredo dramática se consolida en una historia de dignidad, de valores humanos y de sentido común por encima de todo. El guion no se encasilla en meramente estos detalles si no que profundiza en las jerarquías de poder, en la corrupción y la lealtad a un país, pero sobre todo a uno mismo y sus principios. Una película competente y llevaba con buen tino hasta el final que queda incluso, esa última toma, a la libre interpretación del espectador.

Un minuto de gloria da mucho que pensar, porque dentro de su trama principal hay subtramas que hacen un todo, y en esa baraja de situaciones se visiona de manera contrapuesta y distante pero al mismo tiempo cercana, lo fácil que es destruir algo o a alguien y lo complicado a veces que es que lo nuevo nazca o se mantenga.

Ambos protagonistas Stefan DenolyubovMargita Gosheva, están muy completos en sus actuaciones en las situaciones dramáticas sobre todo cuando hay una pizca de humor e ironía de por medio, mucho más en el semblante de ella, ya que él en sí, es un personaje errante sin maldad y por ello por momentos casi sin expresividad. Son dos actores que ya son conocidos en nuestras pantallas, eran los protagonistas de la Lección, que tal y como comenté se estrenó hace un par de años. Un minuto de gloria no es una novedad para Muces ya que la película estaba ya estrenada en España, pero es una de las propuestas que se encuentra dentro de la Sección Lux.

Godless de Ralitza Petrova

Locarno es una referencia para el cine independiente y de autor. Por ello no podía faltar en la sección oficial de la el filme que este año gano el festival, Godless, de la mano de Ralitza Petrova un drama que está contado desde las entrañas, donde la pobreza se palpa en cada secuencia, al mismo tiempo que el sentido de culpabilidad invade a la protagonista de la cinta.

Gana es una cuidadora de la tercera edad, va a domicilio a ayudarles con la comida, el aseo y las medicaciones. Pero esta tarea tapa la cruda realidad, les roba el documento de identidad para venderlos a una red de estafadores por medio de su novio. Ella aunque parece estar de acuerdo con todo lo que hace con el tiempo ve que todo eso no le lleva a ninguna parte, sobre todo cuando comienza a sentir empatía con sus pacientes y por los excesos de su novio.

Un reflejo de una sociedad que enferma en su conciencia por momentos, de no medir los actos en el contrario si no meramente mirar el propio beneficio incluso saltándose la ley, sobre todo eso. Aquí en Godless el guion se ampara en un submundo de crueldad no física pero sí psicológica para relatar hechos de bajeza humana, sin escrúpulos y de vidas vacías e inertes.

El personaje de Gana es una mujer dejada físicamente y psicológicamente, atrapada en una vida que es pura fachada, y lo detalla perfectamente al final de la película en una pequeña conversación donde suelta todo lo que esconde y tiene pendiente. Una cinta que va contando detalles a pequeñas dosis, que necesita de un engranaje final para completar el relato equilibrado que contiene.

No solo se ve la dejadez de las instituciones con respecto a la tercera edad, también pone el foco en las familias en sí, ya que en ningún momento todos los personajes de ese apartado que se muestran salen acompañados o respaldados por familiares, están totalmente solos en todos los ámbitos y aspectos.

Western de Valeska Grisebach

La tercera propuesta no es totalmente búlgara tiene coproducción alemana, es de la directora Valeska Grisebach, Western, siendo una de las tres finalistas de los Premios Lux. La directora alemana reconoce que nunca tiene totalmente pensada una película, que se basa en sus investigaciones y le gusta improvisar.

Prueba de esto es que todos los actores son no profesionales, elegidos en un largo casting que utilizó para que se conocieran y saber si podrían trabajar juntos. Y sobre todo reconoce que le gusta trabajar en Bulgaria ya que se adaptan muy bien a los cambios y les gusta la espontaneidad como a ella.

Un grupo de trabajadores alemanes se traslada a un pueblo búlgaro para montar una central hidráulica. A los vecinos del lugar no les gusta esa pequeña invasión, tanto física como con la naturaleza. Los alemanes quieren algo más no solo trabajo y poco a poco nacerán los roces por las diferencias culturales y sobre todo por los prejuicios, pero puede que no siempre salga mal parado quien tome peor partido.

Una historia de fronteras, pero no solo las que marca el mapa del mundo si no en el terreno personal poniendo barreras entre personas ya sea bien por cultura, tradición, miedos e incluso egoísmo a lo supuestamente desconocido que en este caso son las personas en sí.

Toda la carga de la cinta es para el protagonista principal, casi el total de las tomas son para él, con un rictus que varía poco, digno de un cowboy, pero también de un héroe, justiciero y al mismo tiempo del galán de la cinta, todo en uno.

Los western clásicos, siempre nos contaban la diferencia de ideológicas, la lucha por los límites fronterizos, el querer imponerse por estatus social y hablaba en muchos momentos de la supremacía de clases y aquí no iba a ser menos. Todo esto se realiza y combina con parajes secos, protagonistas toscos y rudos pero con un gran fondo y una verdad que se desvela siempre con actos pero con una mirada interior.

Western, es una cinta a veces un tanto huraña, en el buen sentido de la palabra, busca lo simple para contar más sin florituras, por sus personajes y su dinamismo en escena, otras veces intensa y comedida con toques y encuadres visuales metafóricos al título, pero con pequeños tintes de thriller emocional.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Muces 2017, 120 pulsaciones

Muces 2017. Crónica del día 1, a 120 pulsaciones por minuto

En el primer día hemos de Muces 2017 podido disfrutar de 120 pulsaciones por minuto …

Deja un comentario