viernes , diciembre 15 2017
Home / Noticias de cine / Muces 2017. Crónica del día 4, La chica que me salvó la vida

Muces 2017. Crónica del día 4, La chica que me salvó la vida

Muestra de Muces 2017

El domingo 19 el paso por las salas en Muces 2017 fue para dos películas provenientes de Suecia (este año es un país que ha tenido mucha presencia en el festival) y una de Grecia, temas varios, buscando la diversidad de temáticas y de géneros, pero todos incitan a la reflexión.

La chica que me salvó de la Vida de Hogir Hirori

Dentro del mundo documental hay muchos que se trata el mundo de la migración y los refugiados, cada uno tiene una visión distinta, un enfoque diferente pero un mismo fondo, plasmar la realidad latente que todos aquellos que dejan su país sufren día a día, mucho más allá de las noticias globales que nos llegan.

La chica que me salvó de la Vida de Hogir Hirori es un relato personal buscando la verdad en la calle desde lo que se ve a media y corta distancia con los refugiados pero desde la mirada de quién un día paso por esa situación.

Hogir Hirori deja a su mujer, que en breve será madre en Suecia, para volver a Kurdistan, su país de origen, y ver lo que está ocurriendo con todas las personas que dejan su tierra natal huyendo del terror de ISIS. Hubiera tenido que coger un helicópeto de vuelta entre la frontera entre Irak y siria, pero por filmar a una pequeña niña enferma, vuelve en coche. Su vida cambia cuando sabe que ese medio de transporte que hubiera utilizado se estrella.

La chica que me salvó la vida, es una doble narración de la verdad, de la que busca y quiere reflejar y de la que se encuentra por el camino en su viaje el propio director, e incluso podríamos decir que tres, ya que él cuando huyó de su país también estuvo preso en esa vorágine de encontrar su lugar. Así que la película que tiene varios aspectos atrapa desde el principio en cuanto a la realidad, luego en la segunda parte cuando se centra en la situación de búsqueda es algo más personal y centrado en varias historias, es algo más personal y desprende otras emociones.

Square de Ruben Östlund

La otra cinta de Suecia en Muces 2017 es Square que nos traslada a otro mundo, al real pero ese a veces tampoco nos gusta, al mundo de la publicidad y de lo que nos quieren vender, y ya no solo eso sino lo que encara con maestría Ruben Östlund, lo que nos quieren meter por los ojos que no es nada realmente aceptable si uno se para a pensar un poco. Todo está enmarado en la parte del arte, dando también un toque a la cultura en sí, y como lo quieren trasladar como mensaje al pueblo en general.

Christian para sus días cuidando a sus dos hijas y de su trabajo, ya que es un apreciado conservado de un museo de arte contemporáneo. Es de esas personas que tan pronto está su casa de lujo como que realiza una campaña de publicidad respaldando las causas humanitarias. Ahora en su trabajo está montado una exposición, “The Square” una exposición tanto dentro como fuera de un museo que quiere fomentar los valores humano y altruistas, pero un buen día le desaparece su móvil y el caos aparece en su vida, ya nada será como antes, y mucho menos él.

Una cinta con tonos grises (ojo que esto puede ser solo una percepción en su conjunto y depende de la percepción de cada uno) a veces estática, mostrado el ser humano como mero espectador de lo que acontece a su alrededor sin necesidad pero sin sentimientos, sin ahondar en lo que ve, conjugando meramente el verbo mirar, dando sensación de mundo inerte a la deriva.

El guion va subiendo de tono y complejidad poco a poco, su metraje aunque extenso se ve justificado por la deriva y tornas que se emplastan en el personaje principal.

El título, tanto en nombre como visual, con la obra de arte en concreto que es el eje principal es un arma arrojadiza que el director ha utilizado también en su anterior trabajo, aquí además del cuadrado, nos remite a visionar todo encerrado en cuadro lados, en recintos cerrados, aunque parezca lo contrario las secuencias de exteriores son el contrapunto y metáfora de lo que está exponiendo.

Una película crítica, mordaz, sugerente, directa de la sociedad actual, de lo que se predica pero luego no se practica. Un dedo hiriente en la verdad de la hipocresía social acomodada en Muces 2017.

Afterlov de Stergios Paschos

Hay veces que no es fácil enfrentarse a una película, y deducir que nos ha querido contar el director. Esto no es bueno ni malo, posiblemente todo lo contrario, es un método de reflexión y de interpretación personal de cada espectador, y puede que el director es lo que buscara, dar giros para que la película al final nos la montemos nosotros y el simplemente sea el ejecutor de ideas pero no del resultado final.

Afterlov de Stergios Paschos es de esos filmes que comienzan como comedia y acaba en otros derroteros muy distintos, filosofando en las relaciones de pareja, evaluando en todos los sentidos a las personas y dejando claro que la indecisión es algo natural.

A Nikos le dejó su novia, Sofía, pensaba que lo tenía superado, pero llegado el verano sus preguntas no encuentran respuestas, por ello invita a Sofía a pasar unas vacaciones en una casa de un amigo. Tras su aceptación maquina la idea de encerrarla en la casa para que le diga las verdaderas razones de su ruptura.

Los directores griegos son particulares en sus planteamientos de la supuesta inocencia inicial en sus guiones acaba surgiendo giros un tanto maquiavélicos y nada sencillos, pero que dan un cierto toque de locura a sus protagonistas pero al mismo tiempo de verdad, pues al ver el cambio se nota lo impostada que se encontraba anteriormente la trama.

Afterlov juega, en Muces 2017, con el espectador de cambiar de lo liviano a lo complejo tanto emocional como visualmente, llevándonos a terrenos que no se esperan, a comportamientos que a priori están ocultos pero que pueden ser la verdad de los personajes. Es como si el director pusiera contra las cuerdas, al límite la situación para ver donde se puede llegar. Hay que esperar a los últimos veinticinco minutos para ver que en su conjunto la película tiene otro enfoque y lo inicial tenía su significado.

Por momentos podemos pensar que estamos ante una representación teatral, una historia que solo nos muestra a dos personas, un solo escenario, excepto una secuencia, y variaciones del metraje dándonos la impresión que hay tramos que está narrado desde la óptica femenina de la película y otras de la masculina, para llegar al tramo fina y ver la fusión.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Muces 2017, 120 pulsaciones

Muces 2017. Crónica del día 1, a 120 pulsaciones por minuto

En el primer día hemos de Muces 2017 podido disfrutar de 120 pulsaciones por minuto …

Deja un comentario