miércoles , noviembre 14 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Call Me by Your Name. Una de las películas del año

Crítica de Call Me by Your Name. Una de las películas del año

Puntuación:

El largometraje está lleno de detalles, su director acentúa el juego de la seducción, la cámara busca el gesto, la complicidad, la comunicación clandestina y todo ello con una gran carga de sensibilidad.

User Rating: 4.45 ( 2 votes)

De Italia nos llega un largometraje avalado por la crítica en los festivales donde se ha presentado a concurso; Toronto, Berlín o San Sebastián entre otros.

Una cinta repleta de matices dentro de la sencillez que demuestra. Esta interesantísima obra es la adaptación de la primera novela del autor André Aciman.

Call me by your name, que adapta Luca Guadagnino y James Ivory y que dirige el primero, nos muestra el amor primigenio, ese amor sin contaminar que nos brinda la ignorancia de la pubertad.

Crítica de Call me by your name

En el Norte de Italia en una casa veraniega pasan los veranos la familia Perlman, su hijo Elio (Timothée Chalamet) es un joven de 17 años al que le gusta leer y pasar el rato por los parajes del lugar. Su padre recibe la visita de un asistente americano para sus proyectos profesionales Oliver (Armie Hammer) que removerá los cimientos emocionales de Elio.

En esta película están todos los estados vivos del amor, empezando por el platónico pasando por el secreto, el impulsivo y terminando con el pleno y pasional. En realidad es un reflejo de lo que viene siendo la exploración  adolescente, en esa búsqueda natural  de la identidad sexual.

El largometraje está lleno de detalles, su director acentúa el juego de la seducción, la cámara busca el gesto, la complicidad, la comunicación clandestina y todo ello con una gran carga de sensibilidad.

Muy interesante la estética ochentera del filme y el interés latente de Guadagnino por el arte, el director bucea en la literatura y se esfuerza por deslumbrar, muestra mucha luminosidad en los planos, se respira Toscana y un gran interés por la belleza ya no solo del entorno paisajístico sino también por la figura del hombre, buscado el erotismo y la sensualidad como las esculturas griegas o romanas.

“Nadie observa con mayor agudeza que el quiere ser querido” Y Elio es un gran sufridor, a su temprana edad empieza a experimentar que amar es sufrir. Es una película que enamora, porque identifica, además es profunda, ahonda en la sique adolescente y mantiene al espectador atento incluso parece que sin proponérselo, es un trabajo que explora en la intimidad púber, expone los lados secretos de los personajes que no hacen otra cosa que descubrirse.

Resulta curioso y contradictorio porque no hay nada de novedoso en el guión que nos ofrece, pero es algo que todos llevamos dentro y como tal y de la manera que el realizador italiano nos lo cuenta llega y resulta novedoso y deslumbrante, la culpa quizás también la tengan sus dos personajes tanto Elio como Oliver son dos adonis que ansían el deseo, las ganas y las ansias de encontrarse. Recuerda a La vida de Adele.

Los más destacable de esta película es la sencillez, donde todo pasa con naturalidad, donde parece que nada ocurre y todo está ahí, una verdadera historia de amor de verano.

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica de La noche de Halloween. Duelo a muerte en Haddonfield

Las franquicias suelen ir degradándose poco a poco con las sucesivas continuaciones. El respeto por …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.