sábado , abril 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La forma del agua. Bonito homenaje de Guillermo del Toro a los monstruos del celuloide

Crítica de La forma del agua. Bonito homenaje de Guillermo del Toro a los monstruos del celuloide

Puntuación:

La fotografía sesentera, los planos largos y la iluminación se ponen al servicio de Guillermo para homenajear al cine de monstruos de otra época sin abandonar ni un segundo su frescura y actualidad.

User Rating: 3.4 ( 1 votes)

El director mexicano presenta un cuento gótico de amor repleto de homenajes a los monstruos del cine, sin perder en el camino la originalidad.

Tras seducir en cada Festival de cine en los que se ha presentado, desde Venecia, donde se llevó el prestigioso León de Oro a la mejor película, hasta nuestro Festival de cine fantástico y de terror de Sitges donde fue recibida con ferviente pasión, La forma del agua se prepara para enamorar al público de nuestro país.

Su fórmula, el amor entre una chica muda, solitaria, empleada de la limpieza en un laboratorio, interpretada con sorprendente solvencia por Sally Hawkins y un ser anfibio incomprendido (Doug Jones), atrapado en dicho laboratorio, en el interior de un acuario prisión durante la guerra fría. Un ser maltratado por la especie más mortal de todas, el humano, incapaz de entender al diferente, a una especie que no sea la suya propia, alegoría del racismo al que se hace referencia en varios momentos de la película.

Esta relación, primero de confianza, y después de amor, entre la chica y la bestia, que no lo es tanto, es el eje fundamental de una película que emana amor por el cine en todos sus poros. La pasión de Guillermo del Toro por esta original obra, algo que él mismo ha declarado en varias entrevistas, se nota en cada segundo del metraje, en cada sílaba de su estupendo guion; los planos eternos, la iluminación de otro época y ese grano tan característico del cine de los sesenta no hacen sino refrendar esta pasión, este amor por el séptimo arte y por los monstruos que nos acompañaron durante nuestra vida, ya sea La bestia del cuento de Disney o el Frankenstein más universal.

Cabe destacar el exquisito trato del guion a los personajes principales, ya sea la pareja protagonista o el malvado de turno, al que da vida el siempre acertado Michael Shannon. Algo menos acertado esta el libreto con algunos secundarios como la ganadora del Óscar Octavia Spencer. Aún así el reparto cumple con creces su cometido, a las órdenes de un director maduro y soñador, en el punto más álgido de su carrera.

Cierta incapacidad de Del Toro para conseguir que el espectador empatice completamente con los protagonistas, que se sienta parte de la obra, sobretodo en la primera mitad de la película, aleja a este maravilloso cuento de la maestría que hubiéramos esperado y deseado.

Aún con sus pequeños defectos, sus múltiples virtudes convierten a La forma del agua en firme candidata a los Premios de la Academia de Hollywood y en la mejor película del director de Hellboy o El laberinto del Fauno.

 

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Deja un comentario