domingo , diciembre 16 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Puntuación:

Endeble y efectista cinta de terror juvenil con una risible Uma Thurman.

User Rating: Be the first one !

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine fantástico y de terror. Los años setenta aportaron varios títulos celebres a este particular subgénero. Chico Ibáñez Serrador debutó en la gran pantalla con un clásico dentro de este tipo de películas: La residencia (1970). El realizador uruguayo de padre español logró mezclar ingredientes del terror gótico con elementos de Psicosis y una sexualidad malsana en una cinta que se ha convertido en un verdadero clásico.

Crítica de Blackwood

Unos años más tarde, en 1977, Dario Argento logró uno de sus filmes más aclamados con Suspiria, una producción ambientada en una academia de baile donde ocurrían extraños asesinatos. Más explícito que el filme de Ibáñez, la cinta funcionaba como un efectivísimo slasher. Sin embargo, ninguna de ellas alcanzó la sutilidad y la extraña atmósfera de Peter Weir en la justamente famosa Picnic en Hanging Rock (1975), que abordaba la misteriosa desaparición de tres alumnas y una maestra.

Blackwood, el cuarto largometraje de Rodrigo Cortés, parece beber de todas ellas, aunque no esté a la altura de ninguno de sus precedentes. El autor de las notables Concursante y Buried toma como base la novela Down A Dark Hall, escrita por la estadounidense Lois Duncan para ofrecer una película de terror vulgar que abusa de efectismos baratos y no consigue imprimir el ambiente enrarecido que exige este tipo de productos.

Con un errático guion firmado por Chris Sparling y Michael Goldbach, el cineasta español sigue los pasos de un grupo de adolescentes rebeldes que acuden a un tétrico internado para reformarse y son utilizadas por los responsables del centro con oscuros propósitos. Sin embargo, desde los primeros minutos, el filme no consigue que importen los problemas de las jóvenes, debido especialmente a la escasa habilidad de los autores del filme para esbozar su personalidad.

Incapaz de lograr que interesen mínimamente los dramas de las muchachas, Cortés acude a los socorridos y pueriles golpes de efectos mil y una veces vistos. El uso marrullero del sonido y la música toman el control sobre una trama que pierde totalmente el rumbo en su último tercio y produce involuntaria risa en numerosas ocasiones.

El autor de 15 días descuida también el aspecto técnico, abusando de una cámara en continuo movimiento, especialmente en el desenlace, y un montaje que se vuelve confuso poco a poco.

Al desbarajuste general se suma la patética interpretación de Uma Thurman, que solamente provoca hilaridad con su papel de perturbada directora del centro.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.