miércoles , octubre 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Marisa en los bosques

Crítica de Marisa en los bosques

Puntuación:

Marisa en los bosques conquista por sus sonrisas y por sus lágrimas, por la entera en el personaje principal y la fragilidad de todo su conjunto.

User Rating: 2.9 ( 1 votes)

La quietud o por lo contrario la inquietud, dependiendo de cada instante, es uno de los conglomerados de un guion que va a un ritmo de un viaje personal e interior, a priori del personaje principal, pero al final se ve cada uno de los secundarios forjan el suyo propio secuencia a secuencia, dando así la verosimilitud a Marisa en los bosques, voz e imagen de la cinta.

Crítica de Marisa en los bosques

Marisa tiene 35 años y no pasa de conseguir papeles de secundaria. Pero es más eso mismo lo traslada al día a día, prestando más atención a quienes están a su alrededor que a sus propias carencias. Ahora está centrada en Mina, su mejor amiga, quien está hundida en una gran depresión tras la ruptura con su pareja. Marisa busca ayuda en los amigos comunes, pero encuentro todo lo contrario y su vida va empicado por momentos, en su casa y en el trabajo, y buscará apoyo en la noche de su ciudad.

Una película de Antonio Morales, en guion y dirección, con recorrido emocional con mucha carga, que se intenta desdramatizar con alguna secuencia cómica, sin entrar a la carcajada, pero sí a quitar hierro a lo que narra que por instantes parece real o imaginario por partes iguales.

Una cinta que contiene los posibles errores de los primeros largometraje siendo en gran medida agradable, porque es latente que no quiere agradar si no que quiere narrar, algo más que importante en un director. Busca la complicidad con el espectador, para que esté atento en cada momento, con los cambios de luces y ello hace que sea mucho más dinámica por momentos.

El guion encierra mucho de los factores que hoy en día afectan a la sociedad y sobre todo a esa juventud que para unos ya no lo son, pero que tampoco están dentro del status de vida asentada con trabajo y familia. Sobre todo incide en la parte creativa de la sociedad, de la necesidad de expresión pero la falta de apoyo existente.

Marisa en los bosques plasma la dificultad de las relaciones y de los trabajos, de la añoranza por el pasado, o aferrarse a algo que nos da pie a sentir seguridad. Extrapola los personajes a la sociedad en general y genera una empatía con cada uno de ellos.

Marisa en los bosques conquista por sus sonrisas y por sus lágrimas, por la entera en el personaje principal y la fragilidad de todo su conjunto.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.