sábado , noviembre 28 2020

Crítica de Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra. Mala tele en pantalla grande

Puntuación:

Comedia familiar de usar y tirar a mayor gloria de Santiago Segura, su director y protagonista.

User Rating: Be the first one !

El director y actor Santiago Segura decidió dejar a un lado al detective Torrente, el andrajoso y facha personaje que le dio fama, para ponerse en la piel de un progenitor ruin con espíritu de ‘cuñao’ en Padre no hay más que uno, remake español de la argentina Mamá se fue de viaje. En aquella ocasión, el protagonista se tenía que hacer cargo de sus hijos cuando su esposa, harta de sus muchas responsabilidades, decidía marcharse fuera del país para tomarse una semana de respiro. La película era una producción familiar que remitía a las comedias de situación televisivas, repletas de sketches. El hilo narrativo era muy débil y acaba funcionando por acumulación de los diferentes gags.

Sony Pictures

El éxito de aquella ha provocado la habitual secuela. Padre no hay más que uno 2. La llegada de la suegra, donde Segura, en su faceta de actor y director, repite la fórmula, aunque esta ocasión la secuela sea aún más dispersa que la anterior. La excusa es el nuevo embarazo de la progenitora del clan, lo que provocará que el padre se tenga que hacer cargo de su prole y, muy a su pesar, llegue la temida suegra.

El autor de Sin rodeos ofrece una serie de gags demasiado básicos a mayor gloria de su faceta como actor, pero se olvida totalmente de contar una mínima historia. Por si fuera poco, no es capaz de dirigir adecuadamente a su elenco de intérpretes infantiles, que recita sin convicción unos diálogos pueriles, y se limita a que Loles León repita más o menos su papel de mujer gruñona de la infame serie de televisión Lo que se avecina.

A todo ello hay que añadir un acabado visual pedestre, que deja patente la prisa con la que se ha rodado, y una molesta inclusión nada disimulada de promoción de diversos productos, como si nos encontráramos ante un gran anuncio.

Sony Pictures

El resultado es un producto más casposo y deficiente que su poco sutil antecedente. En definitiva, un filme de usar y tirar que hace añorar la serie Médico de familia o la saga cinematográfica de La gran familia.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de No matarás ¡Jo, qué noche!

El director David Vitori se recupera con No matarás del traspiés que supuso El pacto, …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.