lunes , noviembre 29 2021

Crítica de ‘Hombre muerto no sabe vivir’. Antonio Dechent ilumina un thriller de mafiosos con demasiados lugares comunes

Puntuación:

Convencional película sobre bandas criminales que no aporta nada al subgénero y se olvida fácilmente.

User Rating: 4.56 ( 1 votes)

Hay películas que la participación de un intérprete les dota de una cierta trascendencia. Es el caso de Hombre muerto no sabe vivir, largometraje dirigido por Ezekiel Montes, y protagonizado por Antonio Dechent. El actor andaluz borda su papel de mano derecha de un anciano narcotraficante que ve peligrar su negocio por la presencia de su propio hijo. Con economía gestual y una mirada lacónica que lo dice todo, Dechent imprime hondura a un personaje que, a pesar de su labor como criminal, tiene un particular código de honor y presencia casi resignado como las normas de los viejos tiempos se rompen con el único interés de ganar exclusivamente dinero.

Filmax

Lástima que el resto del filme no tenga la fuerza de su actuación. Montes, que también escribe el guion, llena su película de ingredientes ya muy vistos en el thriller norteamericano de bandas criminales, aunque intente darle un cierto sabor local. No obstante, a pesar de sus esfuerzos, el espectador puede tener la sensación de haber visto todo antes y plasmado visualmente de forma más acertada. Así nos encontramos con los habituales políticos corruptos, las traiciones entre las distintas facciones y los habituales tiroteos, mostrados en pantalla sin la maestría de directores como Martin Scorsese, Francis Ford Coppola o Brian De Palma.

Filmax

Por otra parte, el realizador recurre de manera indiscriminada a los elementos más gore para dar una pátina sucia al conjunto, pero solamente logra ser efectista por momentos. Tampoco acaba de triunfar en la dirección de actores. Aunque el propio Dechent, Paco Tous, Nancho Novo, Manolo Caro y un aterrador Rubén Ochandiano impriman verosimilutd a sus personajes de criminales, la película hace aguas cuando nos muestra al inexpresivo Jesús Castro, en el papel de un joven traficante, o un excesivamente histriónico Manuel de Blas, como el jefe mafioso decrépito.

Filmax

El resultado es una película que se sigue sin demasiado esfuerzo, pero que nunca acaba de calar en el espectador por culpa de un guion lleno de tópicos y una realización tan funcional como poco memorable.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de ‘Supernova’. Cuando el trabajo de los actores es el efecto especial

El envejecimiento de la población en el denominado mundo desarollado ha provocado un aumento de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.