miércoles , febrero 21 2024

Crítica de ’65’. Dinosaurios contra humanos alienígenas

Puntuación:

Previsible cinta con aroma de serie B donde destaca el trabajo de Adam Driver y Ariana Greenblatt, encargados de dar vida a dos humanos que tienen que sobrevivir en la Tierra en los tiempos en que los dinosaurios dominaban el planeta.

User Rating: 2.79 ( 1 votes)

Resulta curioso ver 65 como una vuelta de tuerca de Un lugar tranquilo. La comparación no es casual: ambas comparten guionistas, Scott Beck y Brian Woods, que asumen también la dirección de la primera. La segunda nos mostraba como una invasión alienígena ponía en peligro la existencia de los hombres en la Tierra, mientras que en 65 son precisamente los humanos procedentes de un lejano lugar de la galaxia los que se ven atacados por los monstruos que vagaban por nuestro planeta antes de la extinción de los dinosaurios. Las dos también incluyen ingredientes familiares que las convierten en el tipo producto de ciencia-ficción para casi todos los públicos. Sin embargo, esta última carece de la eficacia de la película que puso a los dos cineastas en la órbita del cine comercial.

Adam Driver en 65. Foto: Sony Pictures

El largometraje desarrolla una historia muy simple: un hombre que pilota una nave espacial cae a la Tierra y tiene que intentar llegar a la cápsula de salvamento que le permitirá tener una mínima posibilidad de ser rescatado. Lo hará con la ayuda de una niña que es la otra superviviente del accidente y en la que él verá reflejada a la hija que dejó en su mundo. Ambos tendrán que unir fuerzas para lograr su objetivo a pesar de no hablar el mismo idioma.

Adam Driver y Ariana Greenblatt en 65. Foto: Sony Pictures

El filme se convierte en una sucesión de momentos de acción, a costa de la hostil flora y fauna del planeta, combinados con otros más melodramáticos sobre la relación de ambos protagonistas. Sin embargo, a diferencia de Un lugar tranquilo, todo está rodado con cierta monotonía y sin la fuerza que le imprimiera John Krasinski a aquella cinta. El resultado es una cinta bastante predecible que se ve sin esfuerzo, pero que se olvida poco después de consumirse.

Por si fuera poco, los efectos visuales evidencian demasiado su origen digital, especialmente en la creación de los dinosaurios. No obstante, cabe destacar el buen trabajo de Adam Driver y Ariana Greenblatt, que logran hacer creíble la relación entre ambos en esta pieza de ahora serie B que deja muy poco poso.

Adam Driver y Ariana Greenblatt en 65. Foto: Sony Pictures

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de ‘En nombre de la tierra’. Precioso cuento de animación con óleos y espíritu de melodrama clásico

El dúo de realizadores formado por DK Welchman y Hugh Welchman ofreció una pequeña joya …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.