viernes , septiembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Super 8, una aventura imprescindible, una película inolvidable

Super 8, una aventura imprescindible, una película inolvidable

Por fin tenemos en nuestros salas la película que ha unido al rey Midas del cine y la televisión, Steven Spielberg con, según dicen, su sucesor, J.J. Abrams, dos visionarios del séptimo arte capaces de devolvernos a los 80, con esta absorvente aventura que bebe de las fuentes de ‘The Goonies’, ‘E.T.’, ‘Encuentros en la tercera fase’, y que nos devuelve una forma de hacer cine, un estilo con personalidad propia, con energía a raudales y con mucho corazón.

La película nos cuenta como a finales de los años setenta, el famoso Área 51 del ejército estadounidense, cierra sus puertas. Todo lo que la base contenía se carga en un tren y se envía rumbo a Ohio. Cerca de dicha población, unos niños, graban con su cámara Super 8, una película amateur sobre zombies, cuando son testigos del descarrilamiento del tren al chocar con un vehículo que se salta la barrera. Del accidente surgirá entonces una poderosa fuerza alienígena. A partir de ese momento comenzarán a producirse misteriosos acontecimientos en el pueblo, así como numerosas muertes y desapariciones. Los únicos que tendrán la clave del misterio, serán el grupo formado por el tímido Joe, el ingenioso Charles, el apocado Cary y la chica guapa de la clase, Alice.

Desde el minuto uno la producción destila pasión por el trabajo bien hecho, la combinación de géneros es muy acertada, el humor con el thriller, el terror con el suspense, la aventura con el drama, todo en la coctelera de Abrams se vuelve pura magia, con un ritmo de relato fascinante, a ratos sobresaliente. La aventura gusta, y mucho, con algún tramo muy bueno, atención al pedazo de accidente de tren.

La presentación de personajes es de libro, una lección de buen trato hacia el factor humano, hacia unos intérpretes principales bien descritos, buscando un objetivo final, la empatía hacia sus protagonistas, algo que se consigue solo a medias; y esta falta de sentimientos nos lleva a terminar, en los créditos finales, algo decepcionados y sin lágrimas en los ojos, cuando estábamos totalmente dispuestos a ejercitar nuestras glándulas lacrimales.

El reparto cumple exquisitamente con su trabajo, ayudados, eso si, por una dirección de actores eficiente y un guión soberbio en su primera parte, aunque algo acelerado y precipitado en su tramo final.

Esa precipitación final, ese querer terminar en un tiempo establecido, resta contundencia a su placentero efecto nostalgia, el sueño acaba demasiado pronto y deja sensación de algún personaje inconcluso, de historia inacabada y sobretodo nos deja ganas de más, de mucho más.

Aunque, por suerte, sus posos de buen cine perduran en nuestra memoria, dejando un regusto muy agradable de aventura imprescindible, de película inolvidable.

Rafael Calderón Luna. Nota: 7,3.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de Megalodón

Crítica de Megalodón. No siempre lo más grande es lo mejor

Tiburón sigue siendo la mejor película de escualos de toda la Historia del cine cuarenta …

Un comentario

  1. Pingback: BlogESfera.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.