miércoles , octubre 17 2018
Home / Críticas de cine / Antes del anochecer. El final del cuento de hadas

Antes del anochecer. El final del cuento de hadas

Seguramente todo lo que uno puede soñar en el amor está presente en la trilogía que Richard Linklater, Ethan Hawke y Julie Delpy han ido perpetrando a lo largo de dieciocho años en que el idilio de Jesse y Celine ha madurado al mismo tiempo que lo han hecho los actores que los interpretan. Por esto no es extraño que el director cuente, orgulloso, que las dos veces que se han reencontrado para retomar la historia de estos personajes el guión surja de una conversación en la que los tres intercambian opiniones sobre qué ha sido de la pareja en este tiempo y en qué punto se encuentra su relación.

before-midnight-poster

La verdad que destila esta serie de películas gracias a esta evolución orgánica de la historia hace que cada nueva entrega sea diferente de la anterior, igual de interesante y, a mi juicio, también mejor, porque han conseguido no estancarse en la sencillez de la fórmula y darle un calado emocional cada vez mayor a cada nuevo episodio.  Si Antes del amanecer contaba el nacimiento de una historia de amor fugaz y Antes del atardecer mostraba su consolidación en el tiempo, Antes del anochecer la somete a examen.

El tercer capítulo se sitúa nueve años después del fin de este cuento de hadas, en un punto en el que el romance de ensueño se ha quedado en las páginas de unas novelas de Jesse en las que Celine rehúye verse identificada. Ya no son ellos luchando solos por su historia, porque en su deambular por Grecia cargan con un lastre de varios años marcados por el sacrificio individual y la compañía de dos niñas gemelas que duermen tranquilas en el asiento de atrás del coche.

before-midnight-2

Si nos paramos a analizarlo, la columna vertebral sobre la que se erige esta serie de películas no es el amor per se, sino un sentimiento mucho más crudo (y tristemente común) como es la pérdida. En Antes del amanecer el viaje de ambos, por separado, venía motivado por la pérdida –de una novia en el caso de él y el miedo de la inminente muerte de una abuela en el de ella– y en Antes del atardecer descubríamos, en un ejercicio de contención descomunal, como el haberse perdido el uno al otro había lastimado sus vidas a un nivel muy profundo.  Antes del anochecer, en cambio, ofrece una vuelta de tuerca y una perspectiva nueva al tema: la idea de la pérdida en este caso está presente en los recelos que afloran en la pareja debido a lo que han tenido que sacrificar uno y otro para entregarse al amor de su vida.

En este sentido Linklater está especialmente preciso en su estilo contemplativo porque es capaz de describir en veinte minutos, sin flashbacks y sin apenas elipsis temporales, como la pareja perfecta se ha convertido en una familia normal y como estas vacaciones en Grecia son prácticamente la primera vez desde su reencuentro en París en que tienen tiempo para estar a solas y contemplarse a sí mismos. Con la pausa se manifiestan las rencillas, la culpa y sentimientos olvidados que convierten  Antes del anochecer, tal y como cita Celine de un modo demasiado poco sutil, en una suerte de Viaggio in Italia (Roberto Rossellini, 1954) en que la pareja se enfrenta al reto de redescubrir su amor a pesar de que la felicidad que se prometían dista mucho de la que han encontrado.

La belleza sublime de esta película está justamente en los imperfectos que se han vuelto Celine y Jesse para con el otro, en la valentía de sus artífices por apostar por el retrato de una realidad absolutamente mundana y desencantada en vez de buscar la culminación de la historia de amor ideal. Por esto uno de los momentos más bonitos –y sin duda el más amargo–de toda la trilogía, por su incomparable ternura y melancolía, es este punto álgido de la medianoche en que Jesse y Celine se dan cuenta de que lo mucho que han perdido en la vida lo han perdido por el otro. Y esto debe tener algún valor.

before-midnight-3

Acerca de Gerard Fossas

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Un comentario

  1. La verdad es que me muero de ganas por ver esta tercera parte. Las otras dos me enamoraron y el final de la segunda me dejó con el corazón en un puño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.