On the road. Páginas acartonadas

On-The-Road-kristen-stewart

Crítica de cine de la película “On the road”, de Ricardo Jornet.

En ese continente en expansión que es el de las adaptaciones cinematográficas de obras literarias encontramos territorios muy variados: uno de ellos es el de los libros que, potencialmente, ya eran una película antes de ser transformados en guión (véase la saga de Harry Potter o Crepúsculo, las novelas conspiranoicas de Dan Brown o los enredos melodramáticos de Nicholas Sparks); en su lenguaje sencillo y directo o en su medida de los tiempos, acomodada al ritmo frenético del cine comercial, se trata de libros que, sin entrar en disquisiciones acerca de la validez de sus gemelos de celuloide, viven en el mundo de las letras como pueden vivir en el de las imágenes, más preocupados por el fondo (por una historia atractiva) que por la forma (el estilo intransmisible de un autor).

"On the road", banner.

“On the road”, novela de Jack Kerouac en la que se basa el último filme del brasileño Walter Salles, es seguramente lo más radicalmente opuesto a los libros comentados en el párrafo anterior. Sosteniéndose una trama, cargada de sexo, drogas y fiestas, que tiende a divagar y a abrirse hacia delante en muchas direcciones (no en vano estamos ante el germen literario de las posteriores road movies) en un entramado lingüístico poco concreto y basado más en las volubles emociones que en lo concreto y lo razonable, no nos encontramos ante una novela de fácil adaptación.

Aunque el hombre elegido para ello esté curtido en el asunto: Salles, autor de dos road movie esenciales (por su tratamiento naturalista, por su capacidad para penetrar en los personajes) como son “Central do Brasil” y “Diarios de Motocicleta” (esta última, además, protagonizada por un joven Che Guevara que se busca a sí mismo y encuentra a su país, posible pareja del Kerouac protagonista de “On the road”), pareció sonarle bien a Coppola (productor de todo el asunto, abanderado de una generación de jóvenes cineastas a los que Kerouac y sus colegas influyeron enormemente) para emprender la tarea de convertir en imágenes la sugerente prosa del que seguramente sea el personaje definitorio de la generación beat.

On-The-Road-kristen-stewart

El resultado, en fin, decepciona pero no desanima del todo al espectador interesado: manteniéndose tan pegado al texto original que casi no lo deja respirar, convirtiendo la fluida prosa de Kerouac (que va más allá de la mera descripción de sus peripecias a lo largo y ancho de Norteamérica, transmitiendo ante todo una visión personal del mundo) en una especie de diario de viaje convencional conformado por escenas de fiesta desapegadas las unas de las otras, Salles no fracasa pero tampoco llega a levantar el vuelo, tan cerca se mantiene del correcto pero poco inspirado guión de José Rivera.

On the road” no es, pues, todo lo road movie que debería ser, alejada de la inmediata suciedad y el posible desamparo que estos viajes generan y más cerca de intentar transmitir de manera pulcra, casi histórica, en ocasiones incluso aburrida (la sucesión de fiestas que acaban en sexo, del sexo entendido como una fiesta, todo ello regado con drogas de diversa índole) el vaivén de unos personajes encarnados por actores siempre demasiado correctos, siempre demasiado guapos (es, como mínimo, curioso, encontrarse a una pálida Kristen Stewart en un continuo éxtasis erótico-festivo).

Adornada, eso sí, por un trabajo de fotografía y reconstrucción magníficos y por la aparición de un elenco de secundarios de lujo (atención a Viggo Mortensen-Burroughs o a Steve Buscemi), y recorrida por la música jazz de un Gustavo Santaolalla que nunca decepciona, “On the road” deja más un sabor agridulce que amargo, en el que cuenta mucho el esfuerzo palpable y el cariño por un libro que, como ya hemos comentado, no se presta especialmente bien a ser visto como imagen.

Así pues, la fuerza antisistema del texto original queda aquí reconvertida en documento de época, en crónica momificada de algo que hoy en día ya no puede suceder. Nos encontramos, en definitiva, ante una adaptación demasiado literal, de carácter básicamente narrativo y poco evocador, de un libro que habría pedido un contraplano más metafórico, ambiguo, valiente.

Una Crítica de cine de Ricardo Jornet.

La Crítica de “On the road” de Susana Peral.

Tags:

About Ricardo Jornet

Simpático redactor de Cineralia; no tan simpático estudiante de cine.

You may also like...

Un comentario en “On the road. Páginas acartonadas”

Deja un comentario

Publicidad