martes , diciembre 11 2018
Home / Críticas de cine / Amor es lo que necesitas. Cuando las fatalidades resultan positivas

Amor es lo que necesitas. Cuando las fatalidades resultan positivas

Crítica de El Amor es lo que necesitas.

En estas fechas la cartelera de cine se nos lleva de películas que nos puedan hacer más amenas estas fechas y que mejor que una comedia romántica para ello. El turno este fin de semana ha sido para “Amor es lo que necesitas” de la directora Susanne Bier que consiguió el Oscar a la Mejor película de habla no inglesa con anterior trabajo “En un mundo mejor”. La presentación en nuestro país de este estreno corre a cargo de Golem Distribución.

Astrid (Molly Blixt Egelind) y Patrick (Sebastian Jessen) son una pareja joven, entusiasta y enamoradiza a los que sólo le han faltado tres meses para darse cuenta que se quieran tanto como para contraer matrimonio. Para ello se desplazan a una finca en Italia del padre de él, Philip (Pierce Brosnan), donde acudirán amigos y la familia de los novios. La madre de Astrid, Ida (Trine Dyrholm) va a disfrutar de la celebración ocultando un secreto a su hija, a quien no quiere preocupar en el momento más feliz de su vida. Y todo se complica cuando en el viaje rumbo a Italia Ida y Philip se conocen y no muy agradablemente. Las sorpresas no se harán esperar y vendrán de ambas familias.

Cuando la vida te da la espalda siempre tienes dos opciones aceptarlo como viene, asumirlo y enfrentarte a ello o hundirte con lo que se avecina; pero puede que todo no sea malo y de algo negativo saquemos positivo, y que incluso de las adversidades salgamos victoriosos.

el-amor-es-lo-que-necesitas-1

La directora reflexiona sobre las decisiones importantes a tomar en la vida, y cada personaje tiene una continuidad en el futuro que dependerá de cómo se mire el horizonte, de cómo se afronte lo que viene si de cara o dando la espalda a la realidad. Ahonda en la veracidad de las historias de amor, de las que cuajan, si realmente merecen la pena, demostrando que el tiempo es importante ese que cada uno tiene que tener para sí mismo, para intimar consigo mismo y buscar lo mejor para dar y así poder recibir.

Los toques de humor son buenos pero no tan excesivos, y eso que es una comedia romántica; hay momentos que parece que la trama se va a pasar al melodrama. El humor mostrado parece sacado de situaciones un tanto surrealistas, que aunque parezcan fruto de una irreal comicidad, pueden trasladarse a una vida cotidiana. El guión es risueño, acogedor y soñador por momentos, se nota la mano de la directora con sus toques femeninos protegiendo el papel principal de la mujer, y dándole una mayor fuerza.

La película tiene su chispa y enganche con los personajes principales y sus tramas pero además tiene unos secundarios que le darán más audacia para aumentar el potencial cómico de la historia creando situaciones embarazosas que crean incluso ridiculez pero graciosa. Desde luego podéis pasar de la risa al llanto con esta cinta, al menos a mi me pasó pero la disfruté, mucho más de lo que esperaba me sorprendió.

Se profundiza en el tema monotonía de la vida, de lo que se nos hace cuesta arriba día a día, de cómo afrontarlo y si realmente compensa, o si debemos seguir adelante con situaciones que no nos agradan, en definitiva de tomar decisiones que hagan que la vida sea felicidad o que al menos haga sentirnos plenos con lo que nos gusta, no con lo que nos impongan las situaciones, que muchas veces nosotros mismos creamos.
Aunque esta cinta parezca un guión casi cuadriculado y que el desenlace esté casi cantado, que puede ser, en el camino nos va dejando marcas de cómo enfrentarse a situaciones complejas y que a primera vista tienen una fácil salida, pero que tomarla es lo complicado; tiene unas buenas piedras que apartar para ver el sendero allanado y no tropezar más con lo mismo.

La compenetración de Trine Dyrholm y Pierce Brosnan es espectacular, sus miradas se compenetran a la perfección y he de reconocer que iba con mis reticencias a ver el film porque no me cuadraba mucho este papel para Brosnan, pero me asombró gratamente; lo ejecuta a la perfección y su mirada emociona mucho mostrando la nostalgia por lo vivido anteriormente y que no le deja disfrutar del presente. También he de decir que su papel me recordó un poco al que tenía en “¡Mamma Mía La película!”, pero ese trabajo dista mucho de este, éste tiene mucho más fondo y personalidad.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.