viernes , noviembre 16 2018
Home / Críticas de cine / El Ejercicio del Poder. La infidelidad de las ideas

El Ejercicio del Poder. La infidelidad de las ideas

Crítica de la película “El Ejercicio del Poder”, de estreno en cines.

Si esta semana comenzaba escribiendo sobre una película española que trataba la crisis económica como era “Ayer no termina nunca”, no iba a ser menos Francia y nos pone en bandeja “El ejercicio del poder” para ponernos de relieve los entramados políticos ministeriales y los enrejados internos dentro de ese su ansia el poder, el poder por el mandato a toda costa aunque sea a costa de perder las ideas y las referencias.

Esta propuesta está dirigida por Pierre Schöller, siendo además también el guionista como en su primera película “Versalles”. El director ha contado con casi el mismo equipo: Philippe Schoeller para la música y Julien Hirsch para la fotografía ambas partes muy bien desarrolladas y ajustadas en el film. La película será distribuida en nuestro país por Surtsey Films y el año de producción es del 2011, una vez más vemos como el cine francés por muy cercano que le tengamos tarda en llegar a nuestro país.

"El ejercicio del poder", imagen.

Bertrand Saint-Jean (Olivier Gourmet) ministro de Transporte es despertado en plena noche porque un accidente de un autobús y tiene que hacerse cargo del gabinete de crisis al respecto. Tiene que acudir al lugar de los hechos, donde la prensa ya se agolpa para arremeter contra el gobierno y sus irregularidades. De ahí en adelante el caos caerá en el ministerio, donde ni siquiera los que trabajan en el mismo aérea se ponen de acuerdo con los pasos que tienen a seguir en cada momento y teniendo discrepancias entre ellos que degenerarán en otros ministerios involucrados.

Lo mejor de toda la película es la sensación de realidad que tiene en todo momento, que está grabada de tal manera que tienes la idea que casi estás dentro del escenario. Intenta humanizar a todo el mundo con sus debilidades y con sus virtudes ya que se tiene la idea de político hombre frio y calculador y aunque aquí es así también como se refleja, también es verdad que intenta mostrar el lado más humano tal y como es el comienzo, acercándose a las víctimas de ese accidente pero todo se diluye cuando la trama político aparece.

Una situación política que no nos es ajena, por supuesto, porque el ansia de poder que encierra cada una de las reuniones es embriagante, ver cómo están pensando que pueden perder su puesto que pende de un hilo por su situación actual, pero como por arte de magia una llamada puede cambiarlo todo, y lo que pensaban que iban a hacer lo dejan de lado, y vuelven a levantar la cabeza para subir escalones; eso sí da igual si los ideales se quedaron por el camino, y los amigos también, el poder es lo que manda, las ideas se esfuman.

el-ejercicio-del-poder-foto-2

Hay unas secuencias que me recuerdan a las películas de Stanley Kubrick con encapuchados y mujeres desnudas, como mostrando el poder que tienen los que miran alrededor, en todo momento el tono de la cinta es de mandato, incluso cuando el personaje principal habla con su mujer.

Un cargo, el de ministro, que no da la felicidad si no todo lo contrario una soledad tremenda se refleja en su vida, cuando en su móvil salen 4000 contactos y el personaje reflexiona que no tiene ningún amigo. Hay escenas muy originales porque por encima de la imagen de la persona sale una pantalla de móvil que refleja eso que está haciendo, ver el listado de su móvil, ese tipo de escenas aparecen en varias ocasiones, cuando recibe un mensaje, una llamada, y resulta singular como si fuera casi un videojuego o algo interactivo.

El director Pierre Schöller resalta de tal manera en “El ejercicio del poder” el ansia de poder de las personas que están en las altas esferas que da igual las diferencias ideológicas que puedan tener entre ellos o todo lo contrario lo afines que puedan ser, que pueden ayudarse o pisotearse entre ellos a su antojo y como beneficio, siempre pensando en su bien y no en el bien común como se espera de un político, les deja sin moral, al ras del suelo en ese aspecto.

El film consiguió en los Premios Cesar el Mejor guión original, actor secundario (Blanc) y Mejor sonido, teniendo en ese certamen once nominaciones. Y en el Festival de Cannes se llevó el Premio FIPRESCI (sección “Un certain regard”)

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de La noche de Halloween. Duelo a muerte en Haddonfield

Las franquicias suelen ir degradándose poco a poco con las sucesivas continuaciones. El respeto por …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.