martes , septiembre 25 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Blue Lips. Homenaje patrio a los San Fermines

Crítica de Blue Lips. Homenaje patrio a los San Fermines

Chupinazo, muchos toros y carreras entre estos. Alrededor del festejo, unos personajes concretos intentan superar los avatares que les presenta la vida. ¿Lo conseguirán?

Blue Lips coge el esquema argumental de cintas como Love Actually, donde hay varias historias que van confluyendo, y sobre todo, realiza un tributo a la ciudad de Pamplona, sus habitantes y su modo de vida. Parto de la base de que posiblemente no sea el espectador más adecuado para este film, entre otras cosas porque este festejo tampoco me ha llamado nunca la atención y tampoco he estado nunca en esa bella ciudad, que aquí aparece muy bien fotografiada.

Blue_Lips-290180251-large-001

Creo que Blue Lips es un producto muy concreto y pensado para un target muy concreto, aun así, esto no desmerece una experiencia agradable que se deja ver bien. Tiene un metraje muy adecuado, no se hace lenta, más bien todo se pasa en un suspiro, y el guión no destacará nunca por su brillantez, aun así, nos podemos creer hasta cierto punto lo que pasa en la película. Oliver, Kalani, Sagrario, Guido, Vittorio, Malena. Estos son los personajes que desfilan alrededor de los San Fermines.

Oliver, un periodista americano que intenta aclarar si realmente está enamorado de su prometida; Kalani, una chica hawaiana que quiere huir de las costumbres de hogar y de su madre estricta, y gozar de una Libertad deseada desde hace tiempo, además de encontrarse con su novio, al que se nombra, sabemos que se llama Liam y está en Pamplona también pero no aparece en ningún momento, con lo cual pues no sabemos a qué atenernos en este aspecto; Sagrario es una mujer que intenta superar la muerte de su marido, y Oliver, el periodista que ha alquilado su apartamento, la ayudará en esa tarea; Guido, un ex futbolista brasileño que intenta afrontar el hecho de que ya no podrá dedicarse a su pasión debido a su rodilla lesionada; Vittorio, un fotógrafo italiano que huye de su pueblo y de la culpa por la muerte accidental de su hermana; y Malena, una chica argentina que vemos que está enferma, que algo la pasa, y podemos suponer que se reduce a que necesita encontrar el amor por parte de otra persona.

Como decía, podemos creer hasta cierto punto lo que nos cuentan en Blue Lips, porque algunas de las historias se quedan un poco en el aire, sin cuajar. Bajo mi punto de vista, las que más me creo son la de Guido, Vittorio y Sagrario. Además, los actores dejan bastante que desear.

Blue Lips desprende un cierto halo a que esto ha sido una especie de reunión de amigos y que, para divertirse, han hecho esta película. Amigos productores tanto españoles como argentinos. Independientemente de todo, resalto, se deja ver bien y es agradable, quizás lo mejor que tiene es el reflejo de las fiestas populares, que nos trasladan tanto lo bueno como lo malo (turismo de borrachera). Una cinta ligera, sin más.

Acerca de Ramiro González

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Un comentario

  1. Pingback: Blue Lips

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.