viernes , septiembre 21 2018
Home / Críticas de cine / ¡Rompe Ralph!. Imprescindible homenaje a los videojuegos

¡Rompe Ralph!. Imprescindible homenaje a los videojuegos

Rompe Ralph.

Gracias a nuestros amigos de Sensacine, Cineralia pudo asistir al preestreno de “¡Rompe Ralph!”, así como una magnífica comida de bloggeros y críticos de cine. Le damos las gracias también a Hobby consolas por invitarnos a ver una película que será la sensación de estas navidades.

Se estrenará en las carteleras españolas el día de navidad (25 de diciembre), la última película de animación de Disney; siendo el director Rich Moore, hombre curtido ya en este mundo gracias a su labor en series de la talla de “Los Simpsons” o “Futurama”.

La historia se centra en el personaje de Ralph, villano del videojuego de 8-Bits de la recreativa “Arréglalo Félix”, una de tantas máquinas dentro de una sala recreativa de barrio. Pero ya lleva 30 años haciendo lo mismo, está cansado de interpretar al malo de la historia y de que todos crean que él es malo en realidad. Por eso, decide demostrar su valía ante todos los demás personajes de otros videojuegos, convirtiéndose en un héroe al que todos adoren, aunque para ello deba invadir otros videojuegos.

Con este original argumento arranca una película de Disney marcada de forma muy favorable por el sello de Pixar, sobre todo a través de John Lasseter. No sólo por los guiños constantes y el cuidado que tienen por el entorno y los personajes, si no también por ese toque de magia que sólo saben fijar los genios de Pixar.

rompe_ralph-001

La cinta es un bellísimo homenaje a los amantes de los videojuegos, no sólo a los más nuevos, sino también a todos los padres que empezaron a gastarse sus pagas en las recreativas allá por los años 80. De esta forma, la película se puede dividir perfectamente en dos, teniendo un arrollador inicio, lleno de fuerza y cameos de los personajes más famosos del mundo de las consolas (lástima que por temas de permisos, licencias y exigencias demasiado caras no estén todos los que deben), que hará disfrutar a los padres que lleven a sus niños. Su segunda parte, está claramente destinada a los pequeños de la casa, frenando el goteo de guiños y centrándose en narrar las aventuras de nuestro protagonista a través de los diferentes mundos que visita para conseguir su objetivo.

El film consigue mantener la tensión durante toda la película, si bien, en la mencionada segunda parte decide dulcificar sus diálogos y escenarios, edulcorando demasiado el buen tono de la historia. Así, nos chocamos con diálogos demasiado infantilizados, que aunque harán reír a los más jóvenes, se encontrará más de una mueca de los espectadores un poco más mayores. No se puede negar que es a ese público al que va destinada la película, pero enturbia un poco la buena línea seguida desde el comienzo.

Ése es el único pero que se le puede achacar, así como no haber conseguido pulir más la historia, explotando más todas las posibilidades de cameos y situaciones divertidas que tenían cabida en este universo tan poco explotado por el cine (y cuando lo hace sólo producen bodrios). Pero nada está perdido, puesto que lo podrán conseguir en la ya anunciada secuela de la cinta.

Como toda cinta de Disney, tiene su moraleja (también se agradece que no tenga canciones de cachorros de Operación Triunfo), que servirá para que los peques de la casa aprendan esos valores que se están perdiendo y tan necesarios son para sobrellevar estos días que nos está tocando vivir.

En resumen, podemos disfrutar de una historia llena de magia, espléndido humor y situaciones que encantarán a niños y mayores, consiguiendo mantener su atención durante toda la proyección. Es una película totalmente recomendada para ir con los niños, nietos y pareja; puesto que todos disfrutarán por igual.

Lo peor: el tono y diálogos demasiado infantiles en algunas escenas.

Lo mejor: Todo lo demás, la cinta en su conjunto rebosa de todas aquellas cualidades que hicieron grande a Disney y Pixar. Imprescindible.

Nota: 9

Síguenos en Twitter: @cineralia y @EduQuintana16


¡Rompe Ralph!

Acerca de Eduardo Quintana

Mira esto

Crítica de Megalodón

Crítica de Megalodón. No siempre lo más grande es lo mejor

Tiburón sigue siendo la mejor película de escualos de toda la Historia del cine cuarenta …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.