domingo , julio 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Corazón de León. Una comedia romántica, fresquita y divertida

Crítica de Corazón de León. Una comedia romántica, fresquita y divertida

El trabajo del director Marcos Carnevale es exquisito manejando a los personajes con gran maestría y elegancia.

Corazón de león es una comedia romántica y muy fresquita.

Si nos dan a elegir entre la belleza y la inteligencia la inmensa mayoría elegiría la belleza, por que la inteligencia hay que demostrándola, pero ahí amigo aquellos que la demuestran son capaces de arrasar con todo.

Cada vez hacemos más culto por el cuerpo para gustar a los demás descuidando en ocasiones la parte más importante que es la intelectual y humana, cada vez somos más parecidos, más uniformes y en la diferencia está lo autentico y lo original, ya sea físicamente, ya sea musicalmente, en la pintura, en el cine, en la arquitectura, el hombre aboga por la perfección pero a costa de buscar lo distinto.

Crítica de Corazón de León para Cineralia

El amor puede que se salga un poco de ese convencionalismo, es más como un torrente, lo que te puede parecer feo o despreciable en una persona se puede transformar oyéndole hablar, notas como los rasgos marcados se van suavizando y van dando paso a otras virtudes mucho más interesantes que la belleza exterior y descoloca por completo preguntándote como alguien que no entraba en los planes preconcebidos de belleza nos ha conquistado.

Corazón de león es una comedia romántica muy fresquita y divertida, que se desarrolla con mucha naturalidad, con un guión inspirado en las comedias francesas, tiene gancho es una película magnética, muy humana, una historia tierna y entrañable, llena de magia, un trabajo concienzudo y con un guión y unos diálogos milimétricamente cuidados, no dañan, trabajados con mucho tacto, es glamorosa, con una estética visual muy agradable. Una historia con mucho mensaje, que pasa del humor al drama elegantemente, sensiblera en su justa medida, sencilla, que se disfruta como un buen vino.

León es un arquitecto con éxito en la vida, tiene un hijo al que adora y le adora, una ex-mujer con una muy buena relación y una bonita casa, pero como todo en la vida siempre hay algo que cojea y el talón de Aquiles de León es que mide un metro treinta y seis centímetros, esto no es un problema a priori para él, pero si para las demás personas que le rodean.

León es un Don Juan muy especial que se encuentra un teléfono, hecho que le hace conocer a Ivana Cornejo, una abogada atractiva e inteligente con la que despliega todas sus armas de seducción y cortejo. Ese azar los hará vivir una interesante historia de amor, pero la estatura será un importante hándicap en su relación.

En Corazón de León, los actores están geniales, Guillermo Francella (el hombre bajito) hace un trabajo estupendo encarnando al maestro de la palabra, al todo terreno del amor, un derroche de interpretación. Julieta Díaz en el papel de Ivana expresa muy bien la contradicción a la que se enfrenta y muestra muy bien la personalidad del personaje que interpreta. El trabajo de Marcos Carnevale, director de Corazón de León, es exquisito manejando a los personajes con maestría.

Corazon-de-Leon-critica-1

Los valores que muestra esta película están muy bien definidos y espectador se va a dar cuenta perfectamente de lo que el director y guionista quiere trasmitir en Corazón de León: entre ellos destacan la perseverancia, el ejemplo claro de que el corazón y la razón se contradicen y viajan por derroteros muy distintos, aboga por las oportunidades, por vivir el momento, por erradicar los complejos.

Se mete en terrenos sentimentales con mucha sutileza como en las exigencias que hay en las parejas, el miedo al rechazo. Con frases como No hay gerundios para el amor, te entra o no te entra, frase que resume muy bien este trabajo del director argentino.

Corazón de León viene a decir que hay que vivir el momento, sin barreras ni complejos. Aborda temas importantes sobre las exigencias en la pareja y el miedo a rechazo. Se echa de menos una banda sonora que aflore los sentimientos en los puntos clave del filme, van muy a destiempo y quita emotividad.

Una crítica de Antonio Arenas.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.