domingo , julio 22 2018
Home / Críticas de cine / Amy: la búsqueda de hukleberry friend

Amy: la búsqueda de hukleberry friend

Amy_La_chica_detr_s_del_nombre-796388910-large

En muchas ocasiones, a lo largo del metraje, sentimos espanto de la postura de una Amy Winehouse, cuando sube a un escenario.

Ficha Técnica

Director: Asif Kapadia.

Productor: James Gay-Rees.

Música: Amy Winehouse/Antonio Pinto.

Montaje: Chris King.

Año de producción: 2015.

El documental como mejor vía de expresión

El director y guionista londinense Asif Kapadia comenzó su carrera audiovisual en la década de los noventa con su corto Indian Tales (1994), pero no fue hasta el estreno de su primer largometraje, El guerrero (The Warrior, 2001), cuando obtuvo el reconocimiento de la crítica, y de la academia británica, obteniendo dos premios BAFTA a mejor película británica y mejor debut. Los largometrajes del director planean sobre historias de personajes que recorren caminos morales, como el protagonista de El guerrero, desligándose de un jefe tiránico; caminos existenciales, huyendo de las pesadillas de un pasado no buscado (El regreso, 2006) o bien, el descubrimiento del prójimo, como en su último largometraje de ficción hasta la fecha, Far North (2007).

Pero quizás, uno de los géneros menos apreciados por el público, el documental sea el que mayor aceptación ha tenido en la filmografía de Asif Kapadia, con el estreno en 2010 de Senna, narrando la vida del fallecido mítico piloto, desde su debut en la Fórmula 1 en el año 1984, hasta su trágica muerte diez años después. Este documental recibió excelente acogida de público y crítica, ganando el premio BAFTA a mejor documental. La composición de Senna consistió en tomar archivos visuales de familiares, medios de comunicación,… y sobreponiendo el audio de entrevistas grabadas por el director y equipo técnico, es decir, no hay ninguna grabación visual original. Todo el discurso versa sobre imágenes, que las mayorías se grabaron durante las carreras de los premios automovilísticos.

Amy_La_chica_detr_s_del_nombre-719418570-large

Tras el buen recibimiento de este documental, a Asif Kapadia le encargaron hacer uno sobre la artista, también londinense, Amy Winehouse, bajo el respaldo de la discográfica Universal Music.

Yes he looked like you. But I heard love is blind…” I heard love is blind.

Los espacios en los que circula el documental son, en su mayoría, perteneciente a diferentes lugares de Reino Unido, país de nacimiento y residencia de Amy Winehouse. En un principio, podemos apreciar los clubes pequeños en los que la artista empezaba a hacer estela de su talento con menos de veinte años; clubes al más estilo jazzístico, en los cuales los cantantes y bandas de jazz hacían bailar a la cincuenta personas que se encontraban en el aforo. Es en estos comienzos musicales, dónde podemos vislumbrar el diamante que era ella.

Estos primeros espacios son representados en lo nocturno, pero caracterizándose por ahondar en la luz. Pero conforme seguimos los lugares que frecuentaba Amy, mostramos rechazo a la fama.

La exaltación de obtener el reconocimiento de crítica y público, hizo de una vida de garitos, una vida de lujuria, desastre y tormento, recordando a décadas pasadas de las grandes estrellas, con la única diferencia que la cantante no fue concebida para esto. Los mundos suburbanos, humildes, en los que la gente disfrutaba de una chica sencilla que interpretaba canciones que buscaba el anhelo de canciones compuestas desde un rincón perdido en este siglo XXI, se convirtió en grandes escenarios, para cantar frente a miles y miles de personas que esperaban oír esa canción que sonaba en las radiofórmulas, ante los objetivos de cámaras y micrófonos, para saber más de esa chica. Este mundo, según los espectadores intuimos, no está hecho para ser soportados por todos nosotros, y menos ser considerado como bálsamo para curar los efectos de injerir grandes cantidades de bebidas alcohólicas y sustancias dañinas.

AmyDocu

En muchas ocasiones, a lo largo del metraje, sentimos espanto de la postura de una Amy Winehouse, cuando sube a un escenario junto a una manzana envenenada, la única que siempre está ahí, en lucha constante con su voz y letras. Los espacios diurnos no son característicos, ni relevantes en el documental (quizás poco material de ello haya), salvo los archivos fílmicos extraídos de la huida de los focos, la gente y de todo aquello que molestaba a la protagonista. Pero a pesar de que sean archivos de un espacio diurno, se enmarca dentro de las noches atormentadas, debido a que siempre está esa manzana envenenada, no ya solo la bebida, las drogas, sino también aquellas personas que se esconden detrás de nosotros mismos, intentando ser nuestro sentido común, la cordura, en algo (cómo es la industria musical, en este caso) en lo que prima, la carencia de ella, tal y como todos sabemos, anteponiendo unos números antes que la manifestación artística de las personas.

Los espacios diurnos en definitiva, muestran los tiempos de Amy Winehouse disfrutando de un amor ciego, y devastador, la incontrolable vida expuesta ante las drogas, y después a la bebida. El único respiro y en dónde se podía ver a la verdadera “cantante de jazz” era cuando entraba en los estudios de grabación, lugar donde no solo mostraba su maestría narrando con fluidez su vida en canciones de algo más de tres minutos, sino también se dejaba ver el amor hacia la música que ella admiraba y hacía, tal y como reconocemos cuando grabó junto a Tony Bennet, el tema jazzístico ‘Body and Soul’.

…They tried to make me go to rehab but I said ‘no, no, no…Rehab

Uno de los puntos que más controversia muestra el documental son los problemas de la protagonista (bebida, drogas y bulimia) y una alfombra de personas cercana a ella, pero siempre dentro de la esfera problemática de su vida.

30

La figura paterna juega un doble eje en el documental (y también fuera). Su personaje es dibujado como un padre culpable, responsable de haber Amy Winehouse tomado un camino erróneo en la vida (la prohibición de ingresar en rehabilitación, la filmación de su huida…), pero muestra también el gran amor que su hija le tenía (la celebración de la obtención de varios premios Grammy). Quizás él quería formar una estrella sobre una persona que no seguía ningún patrón.

Otro personaje es del príncipe azul. Los príncipes azules siempre los tenemos concebidos como aquellos hombres que vienen al rescate de la princesa, pero el príncipe azul del documental, puede ser considerado como antipríncipe, es decir, es una figura que, puede interpretarse como una figura, acorde a la protagonista, pero que es una de sus pesadillas. Una pesadilla a la que amar, porque ella también lo es.

El antipríncipe, es el primer marido (polémico) de Amy Winehouse, con el cual compartía hechos semejantes del pasado, pero el que la llevó hacia los territorios finales de una vida. Ella cobrando grandes sumas de dinero por los conciertos, mientras él la “cuidaba” y “protegía” de los demás. Cómo pesadilla, la relación entre Blake Fielder y la artista fue muy tumultuosa, hasta tal punto de demostrar el amor (incomprensible) de ella hacia él, hasta en los peores momentos. Finalmente, como se desvela en una entrevista, el príncipe fue uno más de los millones de príncipes y antipríncipes que existen en la Tierra, y sobre todo, que él no era tan parecido a Amy.

Amy 002

Otros personajes son aquellos materiales, que están presentes desde los primeros minutos de filmación del documental hasta el final. El alcohol y las drogas. Como siempre ocurre con cualquier vicio, su comienzo es de diversión (una pequeña gota, una pequeña dosis), para luego convertirse en uno de nuestros peores aliados. Es aquí, dónde el documental incide demasiado, porque hace vernos a nosotros como espectadores, aquello que ya sabíamos, pero a un extremo, que en cierto punto, presenciamos casi un cadáver anunciado.

Entre tanta marabunta maligna, parece que percibimos solo en el documental, personajes (personas) que cumplan los papeles de villanos, pero si prestamos atención a los audios, no es así. El documental, como es característico de Asif Kapadia, está guiado por los archivos fílmicos-sonoros conseguidos, además de audios de entrevistas realizadas a familiares y amigos, contando algunos aspectos de la importancia de la vida de la artista. Es en estos audios, donde podemos escuchar aquellas personas que pertenecen a ese club, que el mundo audiovisual destrona, debido a que ya no nos interesa ver en la grande (y muchos menos en la pequeña) pantalla. Y aquí, el realizador londinense no es ajeno a esto.

El audio de los verdaderos amigos de Amy no capta nuestra atención sobre las imágenes, salvo (como siempre suele ocurrir en un metraje) en el desenlace. La visión de las imágenes de los personajes no deformadores, no son tan apreciables ante nosotros, porque no consiguen en conjunto, que emocionen tanto, como aquellos ya descritos. Ellos son el pasado anhelado, mientras que su presente está ligado a otros, cuyas figuras son sombras sin alma, en su mayoría, pero que en el futuro, estuvieron los que la amaron, cantando los versos de So Far Away de Carole King en su entierro.

…I can’t help ya if you won’t help yourself… Help Yourself

1435769746-amy-winehouse-grammy-win

El documental como género cinematográfico más cercano a lo que entendemos como realidad, muestra en los créditos iniciales la voz de Amy Winehouse cantándonos versos de la canción Moon River, interpretada por primera vez por la voz frágil de la actriz Audrey Herpburn en ‘Desayunos con Diamantes, para dar paso a un video casero, en el que presenciamos a la misma mujer, pero más joven cantando sin ningún esfuerzo Happy Birthday a un amigo. Entre el audio y el archivo fílmico hay un gran período de tiempo, pero sobre todo, de vida.

Cómo ya todos sabemos, Amy Winehouse pasó a formar parte de ese club maldito de artistas que tenían una gran carrera artística en su devenir, pero que decidieron (in)voluntariamente no llegar a eso, sino convertirse, contra todo pronóstico, en un mito. Pero si ahondamos en lo que guarda las letras de la protagonista de nuestra crítica, el objetivo nunca hubiera sido ese.

La construcción del documental, como cualquiera que narre la vida de alguien reconocido por muchos ciudadanos, es mostrar un cuento con una moraleja final. En este caso, en numerosas entrevistas Kapadia ha manifestado que Amy Winehouse podría haberse salvado de su trágico final, y que muchas personas se deben sentir responsable de ello.

amy-winehouse

El cuento tuvo un comienzo grandilocuente. Una joven cantante, procedente de una familia humilde, con una voz que recordaba a las de décadas pasadas y componía canciones que no eran parecidas a las que se escuchaba en ese momento, impacta en los medios y en la población. El éxito repercute en ella. Sus canciones ya no son solo suyas, sino de millones de gente. Pero este sueño no buscado, se convierte en un monstruo, cuya única salida es agarrarse a lo más fácil (los vicios ya mencionados).

Alcohol, drogas, alcohol, drogas, auto lecciones, daños colaterales, alcohol, drogas… ¿música?, amor a la música… Los vicios camuflan en este relato aquello que realmente se nos quiere mostrar (oír el audio de Amy Winehouse cantando por teléfono una canción) a través de los numerosos borradores de canciones compuestas (presencia de la infancia en los dibujos que rodean a los versos).

Si es un documental de un piloto de Fórmula 1, debemos esperar oír y ver rugir motores y la voz del protagonista, como bien ocurre de manera excelente en Senna. Pero en Amy, un documental sobre una artista, la música no es motor principal de guía, sino en muchas ocasiones es lo suburbano.

We only said good-bye with words, I died a hundred times, you go back to her…Back to black

¿Qué nos ha querido mostrar Asif Kapadia? La vida de una persona con sus virtudes y defectos; no estamos ante un documental musical (salvo tres o cuatro ocasiones vemos a Amy Winehouse en un estudio de grabación), sino ante un documental de amor, que es lo que sentía la artista en cada momento, ya sea bello o destructivo. La guía del montaje ha sido los archivos fílmicos existentes (o de los que se ha podido disponer), por lo que podemos imaginar que en un futuro, podrá existir un documental (o un biopic), poniendo el punto de vista en las composiciones de Amy Winehouse.

Amy, la chica detrás del nombre, ganadora del premio a mejor documental por la Academia de Cine Europeo, está disponible en DVD y Blu-ray desde el pasado día 4 de diciembre, gracias a Vértigo Films.

Acerca de Manuel Soriano García

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.