lunes , octubre 22 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Climax. 95 minutos de imagen, sonido, sexo, drogas y desenfreno que no dejan indiferente

Crítica de Climax. 95 minutos de imagen, sonido, sexo, drogas y desenfreno que no dejan indiferente

Puntuación:

Climax es caótica de asimilar en sus despropósitos visuales y narrativos, sincera en su forma argumental y sobre todo impactante en todos los aspectos.

User Rating: Be the first one !

Hay películas que necesitan su reposo, su asimilación  y su pausa en la mente para saber si las emociones y sensaciones cogen su poso adecuado. No siempre el salir de la sala abrumado quiere decir que la película haya impactado o todo lo contrario. Climax de Gaspar Noé, es uno de esos ejemplos, 95 minutos de imagen, sonido, sexo, drogas y desenfreno que no dejan indiferente.

El director, agitador entre los más agitadores de su gremio, es su propio marketing, vende como nadie sus películas y con la expectación de cada cinta suya, de sus excesos, de sus desvaríos hace que incluso antes de su visionado ya tener esa provocación implícita al sentarte al ver la cinta.

Climax según Gaspar Noé está basado en un hecho real, en una fiesta de los años noventa, y en otros acontecimientos de gente conocida. Ahora queda creer o no, si esas declaraciones con una mera provocación o la pura verdad.

Una veintena de bailarines están en una despedida y para ello realizan una coreografía al mismo ritmo que marca la música que pincha el DJ. Además la fiesta se adereza por una sangría, que poco a poco va haciendo su efecto, subiendo la temperatura de la sala, de cada uno de ellos, y haciéndoles que pierdan el control en el escenario y sus alrededores.

Uno de los grandes potenciales de Climax es su banda sonora que se completa con canciones de Aphex TwinDaft PunkThe Rolling Stones y Giorgio Moroder, además de estar perfectamente combinado con la cámara, esa que nos brinda grandes planos secuencias, con un ritmo frenético, intercambiado historias de los personajes, hilando miradas que se confunden con la adrenalina y con la pura fiesta, que no cesan en ningún momento.

No todo son provocaciones en la película, si no que el director argumenta como es la sociedad en sí, esos extremos que parece que no existen pero que se procesan en un instante, por el efecto de lo que sea, aquí supuestamente una bebida, pero que podría ser cualquier excitante, incluso el soplo del aire, pero al mismo tiempo hace pensar que los cambios están implícitos en la persona en sí, en el desvarío con el ritmo de cada persona y la necesidad de soltar presión y lastre en un momento dado.

Por otro lado el guion contiene esa parte de manipulación de la mente humana, de cómo cada uno quiere controlar los actos de los contrarios y ser el eje de la fiesta. Por ello el guion de Gaspar Noé va girando al ritmo de la cámara, de la fotografía de Benoît Debie y al compás de la banda sonora de Pascal Mayer. Todo ello combinado es una explosión de situaciones extremas por momentos incomprensibles a la vista, pero que te hacen remover en la butaca.

Además posee esos puntos de contrastes de estar grabado todo en un solo recinto, pero terminar y comenzar en un exterior con luces mucho más cálidas pero que por el contrario expresan el oscuro devenir de los acontecimientos previos.

Climax es caótica de asimilar en sus despropósitos visuales y narrativos, sincera en su forma argumental y sobre todo impactante en todos los aspectos.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Marisa en los bosques

Crítica de Marisa en los bosques

La quietud o por lo contrario la inquietud, dependiendo de cada instante, es uno de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.