sábado , abril 21 2018
Home / Críticas de cine / Cruce de Caminos. Cada acto tiene su consecuencia

Cruce de Caminos. Cada acto tiene su consecuencia

“Cruce de Caminos” es una apuesta arriesgada que llega este viernes 6 de septiembre a nuestras cartelera de cine.

Con un plantel de actores importantes, de los que poco a poco cada vez están en auge y tienen un gran tirón mediático (Ryan Gosling y Bradley Cooper), pero a la vez se completa como siempre con un estupendo Ray Liotta que haga el papel que haga lo borda, de la mano del director Derek Cianfrance.

En “Cruce de Caminos” Luke (Ryan Gosling) es un buscavidas, viviendo el momento, un piloto de motos que actúa en un circo ambulante. No tiene casa fija pues su profesión es su vida, pero en cierto momento conoce a una chica Romina (Eva Mendes) con quien tiene varios encuentros, pasado el tiempo, intenta volver a conectar con ella, y cuál es su sorpresa que Romina ha sido madre y que el hijo es suyo. Lo deja todo, centrándose en ellos, pero la vida de ambos ha cambiado ella tiene una nueva pareja, pero Luke quiere mantener a su nueva familia, por la que es capaz de dejar su vida, la velocidad.

La vida es compleja y finalmente para poder tener ingresos no encuentra otra forma de hacerlo que convertirse en atracador de bancos, su rapidez con la moto, le servirá de seguro a la hora de huir de la policía. Cada vez se pone más al límite, y un buen día arriesga tanto que es perseguido por un joven policía Avery Cross (Bradley Cooper) quien encontrará a través de esta persecución ascender en el cuerpo de policía, eso sí teniendo que pasar también por encima de la corrupción existente. Desde entonces la vida de Luke y Cross en cierta manera se verán unidas además de entrelazadas con el paso de los años.

Crítica de "Cruce de caminos".

En la parte femenina nos encontramos con Eva Mendes que en el 2012 ha tenido uno de sus mejores años ya que se encontraba en el reparto de “Holy Motors” y en la comedia “Educando a Mamá”, aquí cambia de registro y se enfrente a una historia dramática teniendo un papel central y apareciendo durante todo el metraje, y dando la talla por supuesto, pues su actuación es natural y convincente en todo momento.

Digo lo de una apuesta arriesgada porque en muchas ocasiones cuando tenemos caras bonitas en el reparto, falla el guión, la dirección u otros detalles, pero hay que destacar que en “Cruce de caminos” todo se compenetra, porque lo físico queda en un segundo plano cuando la historia comienza a fluir ya que empatizas en todo momento con todos los personajes ya sea para quererlos como para odiarlos y esto es debido a sus buenas actuaciones, que directamente te llegan y convencen.

Estremecedora historia que pasa de generación en generación donde la ambición es una meta a seguir, donde las piedras a saltar son muchas pero no importan, se retiran o se pisan a veces rebotando, dando igual de quién se trate. En el segundo tramo del guión hay unos cambios de roles, la familia correcta en cierta forma pasa a ser la incorrecta y viceversa, se cambian los papeles pero no los fines, porque al final solo queda sobrevivir en un mundo que a cada uno le ha tocado, pero por el que no a todos les ha gustado pasear.

cruce-de-caminos-imagen-critica

Queda de fondo en todos los personajes el pasado, ese del que no se puede huir y en el que de alguna manera se encuentran prisioneros, aunque pasen quince años, finalmente todo pasa factura, y algunos más que otros desean pagar esas deudas o al menos que no sean cobradas por quienes no les correspondan. Deudas en todo momento emocionales y que les han marcado de por vida, porque cada acto de nuestros días tiene sus consecuencias, y eso se deja evidente cuando con el paso de los años los protagonistas ven reflejados en su semblante lo vivido anteriormente, sin poderlo esquivar porque la verdad les viene de frente.

Estoy segura que de Ryan Gosling dirán que en “Cruce de Caminos” repite papel con respecto a trabajos anteriores, no estoy de acuerdo, aquí hay matices a resaltar con respecto a él, un papel que no refleja felicidad en ningún momento, porque no la llega a alcanzar, porque cuando piensa que su posible sueño ha llegado se trunca; cuenta con una mirada fría y calculadora pero al mismo tiempo tierna que te embauca desde el primer momento, una mejora en su entonación a la hora de actuar y eso es de agradecer. Su rostro refleja todos los sentimientos contenidos en ese cuerpo tatuado que a muchas gustará.

Es el segundo largometraje del director Derek Cianfrance y cómo en la primera, “Blue Valentine”, ha vuelto a contar con Ryan Gosling, y también ha participado como guionista. Está claro que al director le va al drama, lo trata con buen gusto llevándolo a los terrenos del cine indie americano que tan en auge está últimamente, contando mucho más de lo que hay a primera vista.

El guión de “Cruce de caminos”, como se ha traducido en España, siendo el título original “The place beyong the pines” (“El lugar más allá de los pinos”, que también tiene su metáfora en la cinta) contempla como los arraigos y desarraigos familiares dotan de una importancia especial a la hora de madurar, que la corrupción no está exenta de las vidas a ningún nivel.

Hay tramos que la narración es un tanto poética, (sobre todo la primera parte) atrayente y que engancha al espectador por ver como se enfoca esas historia de vidas cruzadas, de familias que no tienen nada que ver en un principio y que el destino les une para siempre aunque no quieran. Me gusta mucho el oscurantismo que se le ha dado a la ambientación en todo momento, reflejando mucho el espíritu de todos los personajes.

Una Crítica de Cine de Susana Peral.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Un sol interior

Crítica de Un sol interior. Una historia de la soledad

Cada año la actriz Juliette Binoche tiene varios trabajos, en esta ocasión es en Un sol interior de …

Deja un comentario