sábado , noviembre 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La espuma de los días. Solo apta para soñadores

Crítica de La espuma de los días. Solo apta para soñadores

Os ofrecemos el análisis de “La espuma de los días”, una buena propuesta cinematográfica de Michel Gondry.

Para todos aquellos seguidores de Audrey Tautou y amantes del cine poco convencional y dispuestos a dejarse llevar por la ensoñación y la animación. Es la adaptación de la novela homónima de Boris Vian en esta ocasión el guión corre a cargo de Luc Bossi.

Colin (Romain Duris) es un joven muy creativo y fantasioso que tiene una vida muy acomodada pero en ella le falta algo el amor, para que todo sea pleno. Tiene dos grandes amigos que no son otros que su cocinero Nicolas (Omar Sy) y Chick, un fanático del filósofo Jean-Paul Sartre, un día ambos le invitan a una fiesta conocerá a Chloé (Audrey Tautou), esa alma gemela que lleva buscando toda la vida, pero es incapaz de acercarse a ella, el miedo le puede. Días después tendrán una cita y de ahí en adelanta se volverán inseparables porque la fantasía es algo que a los dos les une, hasta llegar al matrimonio.

Crítica de "La Espuma de los días".

Cuando todo no podía ir mejor, en su luna de miel, Chloé se comienza a sentir mal y a la vuelta tendrá que acudir al médico porque tanto Colin como su inseparable amigo Nicolás están muy preocupados. Las peores de las noticias llegan para esta pareja de recién casados, ella sufre una desconocida enfermedad que hará que su vida se trunque, y su marido tenga que gastar su fortuna en flores para poder paliar su mal. De esta manera comienza una nueva vida para los dos, ella cuidándose y el buscando trabajos fuera de su entorno para pagar todo lo necesario.

Es un surrealismo gráfico que eclipsa todo lo que tiene a su alrededor, incluso las actuaciones y conversaciones porque finalmente pones atención a toda la animación que se monta en unos escenarios reales pero ficcionados con un puro derroche de imaginación en tono de animación.

Ver como en “La Espuma de los días” todo lo que vemos normal, en segundos se mueve, tiene animación, como esos platos tienen movimiento en tono de jazz, como la comida se parte sola, donde las piernas se distorsionan y se alargan para dar paso a un baile contagioso, que hará casi las piernas se te muevan, no tiene precio, por eso esta película solo es apta para soñadores, o para aquellos que dejen llevar con libertad por las imágenes que surgen en pantalla dando una vida mayor al guión.

la-espuma-de-los-dias-1

Distorsionar y magnificar las cosas y los eventos es algo que solemos hacer muy habitualmente en nuestra vida, y en ocasiones sin darnos cuenta, aquí en este guión tan inusual como atrayente hace lo mismo variar las emociones, convertir los hechos en otros muy distintos y valorar las cosas a medida que van sucediendo pero con otro calibre, magnificando en momentos lo bueno y queriendo distorsionar lo malo y en momentos puntuales viceversa, porque cuando llegan los momentos malos todo se relativiza con la vista.

Un guión lleno de metáforas, donde es importante dejar volar la imaginación para dejar entrever en esas animaciones todo lo que esconde, donde muestra como lo bello es fugaz en esta vida, dónde la felicidad puede ser efímera y que hay que disfrutar al máximo nuestros días, exprimiendo las experiencias al máximo para enriquecernos, porque esa será nuestra única recompensa.

“La espuma de los días” enfoca un amor totalmente soñador, en momentos casi empalagoso pero sin rozar la ñoñería donde los protagonistas aportaran a esa aventura que es la pareja la más risueña de sus sonrisas y todas sus inquietudes todo con mucha armonía, plantando cara a la adversidad con el mejor carácter posible en esos momentos.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Sin fin. La incapacidad de sentir

La fatalidad de no saber trasmitir los sentimientos en el ser humano es algo cada …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.