miércoles , octubre 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Por un puñado de besos. Cine adolescente

Crítica de Por un puñado de besos. Cine adolescente

Por un puñado de besos, es la adaptación al cine por parte de David Menkes de la novela juvenil Un poco de abril, algo de mayo, todo septiembre.

Obra del escritor Jordi Sierra y Fabra.

Ir a ver una película con las expectativas muy bajas va a resultar todo un gran hándicap. Después de haber leído todo lo que se dijo durante el Festival de Málaga de Por un puñado de besos, película que estaba dentro de la sección oficial, no esperaba demasiado de ella todo sea dicho, saqué más de lo que pensaba y eso ya es todo un triunfo.

Crítica de Por un puñado de besos

Después de haberse conocido de una manera poco habitual, mediante un anuncio en un periódico, Sol (Ana de Armas) y Dani (Martiño Rivas), tienen su primera cita. Ella ha pensado que nadie contestaría, pero sí, y además Dani le parece la persona perfecta. Además después de pasar la primera tarde juntos, ambos creen que los sentimientos han surgido. Sol con su situación de salud actual, necesita un poco de autoestima y sentirse querida, no necesita lo carnal pero si lo emocional de una pareja, y parece haberlo encontrado, pero ¿serán sinceras las intenciones de Dani?

Ante todo, hay que partir de la base de hacia quién va dirigido Por un puñado de besos, para poder evaluar en cierta manera con criterio la cinta. La película está basada en una novela juvenil y para tal público va encaminada y recreada la trama. Es cierto que a muchos nos parecerá floja en conversación, y que posiblemente la temática daría mucho más de sí, pero lo bueno de todo, es pensar que lo expuesto en bandeja a los espectadores, llegue como tal. ¿Seríamos capaces de convivir y tener una relación con una persona con una enfermedad, sea cuál sea?

El guión de Por un puñado de besos está compuesto de personajes con sus verdades y con sus mentiras, pues finalmente la vida está rellena de ello. Pero ¿sería lícito que alguien nos engañara sabiendo que hay en juego unos sentimientos, por sacar un bien económico? Es ficción pero también es la vida, pues sabemos que la realidad siempre es mucho más cruel de lo que podamos llegar a pensar.

Podemos juzgar el personaje en sí de Dani, por momentos simples, por momentos frágil, con una carita angelical pero con un fondo poco honorable a primera vista, porque como todo en esta vida, no todo es lo que parece, pues como todos aquí esconde algo, porque todos no dejan a flote los sentimientos, los enmascaran y la única que lo muestra y demuestra sale mal parada en primera instancia.

David Menkes es un director experimentado con una carrera consolidada y si es verdad que es la primera vez que trabajo en solitario en cuanto a dirección, todos sus anteriores trabajos estaban realizados junto con Alfonso Albacete y que ya en su anterior película abordaba un público juvenil, en Mentiras y gordas, pero también es verdad que aquí el guión no es suyo, y puede que le falte algo de consistencia, de remate final. Sí los diálogos son flojos, pero creo que en esta ocasión se lo tendríamos que preguntar a Jordi Sierra i Fabra guionista y escritor de la novela.

Hay algo implícito en toda la trama de Por un puñado de besos y es la confianza, cómo y cuanto cuesta llegar a tenerla, vemos como los protagonistas secundarios son los que van dando pistas a los protagonistas de cómo centrar sus vidas, de recomendaciones para abrir los ojos para bien o para mal. Los secundarios para mí ha sido lo mejor de la cinta, en cuanto a temática y actuación, le dan mayor realismo a todo, pues los protagonistas solos quedarían al descubierto en muchos momentos.

por-un-puñado-de-besos-imagen-cineralia

Hay muchas escenas en que la cámara busca las pisadas de los personajes como si de una metáfora se tratara de tener los pies en el suelo al igual que las ideas y la cabeza, viendo de frente los problemas y afrontándolos. En la mayor de los casos es el personaje de Sol, que a priori es quien tiene las ideas más claras, lástima que en Por un puñado de besos Ana de Armas no esté a altura y que se quede light cuando su personaje debe de irritarse o enfadarse, demasiado ñoña, demasiado simple.

Lo pensé desde el primer momento, cuando vi todo el plantel de actores, si Andrea Duro hubiera sido la protagonista hubiera realzado las facciones y emociones que la protagonista necesita y además aquí en las escenas que tiene con Martiño Rivas tiene mucho más feeling que las que tienen los dos protagonistas principales.

La energía que no se ve en conversaciones, se ensalza con la música, muy presente en todo momento de principio a fin, incluso en los créditos iniciales, bastantes originales por cierto. La banda sonora de Por un puñado de besos corresponde a Paco Ortega que no es la primera vez que trabaja con el director, pues ya lo hizo en Sobreviviré.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de El capitán

Si en estos momentos está en marcha el festival de San Sebastián en la pasada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.