jueves , noviembre 15 2018
Home / Especiales / Especial las Cinco Mejores Escenas de James Bond

Especial las Cinco Mejores Escenas de James Bond

sean_connery_intro

Spectre es la cuarta entrega del actor Daniel Craig como el agente secreto en una saga que comenzó con Sean Connery en 1962.

Adelantándonos a la caída en picado inminente de la humanidad en la espiral de histeria James Bond con el lanzamiento de la nueva película Spectre, nos hemos fijado el reto de seleccionar las 5 mejores escenas de las películas de 007.

Además de estos dos actores, hemos disfrutado junto a Roger Moore, Timothy Dalton, y Pierce Brosnan y, bueno, George Lazenby.

Desde la primera escena de Connery, la leyenda ha visto muchos momentos memorables y la mención de honor debe ir a la lucha en el Orient Express, Pussy Galore y Ursula Andress sin ropa – momento tan emblemático que los escritores lo emularon 40 años más tarde con Halle Berry como Jinx en Muere otro día. Por no mencionar las diversas mujeres que se han rendido a su encanto a lo largo de los años.

Sin ellas, aquí, juntas pero no revueltas, presentamos nuestras cinco mejores escenas de James Bond.

Especial las Cinco mejores escenas de James Bond

Introducción al Casino, al estilo Bond – Dr No (1962)

Qué modo tan sensacional de presentar la encarnación del encanto de 007 de aquí en adelante. La escena tiene de todo: chicas, un smoking (cuando era la última moda llevarlo) y está ambientada en un casino. El uso habitual del escenario de casino no es una coincidencia y forma parte de la trama utilizada por Ian Flemming, quien a su vez es todo un maestro del baccarat que, como agente secreto en la Segunda Guerra Mundial, solía jugar contra sus enemigos a juegos de azar.

Después de dejar claro el look Bond, lo vemos enfrentarse a Sylvia Tench, que le suelta a Bond la línea “Admiro su suerte, ¿Sr…?”. James responde con la frase inmortal tantas veces repetida, “Bond. James Bond.” Antes de que suene la música temática y, plaf, ha nacido un icono instantáneo.

Pero seamos sinceros, un Bond moderno de verdad estaría jugando online mediante algún tipo de smartphone ideado por Q. Los mortales que solo contamos con un PC o un móvil estándar, podemos probar nuestra suerte en estos sitios de ruleta para jugadores españoles.

184owiq3hokyhjpg

La entrepierna de Connery – Goldfinger (1964)

Si recordamos a Sean Connery como la quintaesencia de James Bond es debido a todas esas primeras escenas emblemáticas que parecen surgir en su era. Esta en particular en la que atan con las piernas abiertas a una mesa a 007 con un rayo láser que va lentamente acercándose a su 00 es una de nuestras favoritas. No es de extrañar, porque por un momento deja su habitual elegancia y arranca con este famoso diálogo, quizás el mejor en la historia de la saga; “¿Pretende que hable?” “No, Sr. Bond, ¡pretendo que muera!”. La mejor línea de todas las películas y la dice el malo, el Dr. No.

Goldfinger-bond-moment-

Inicio de Goldfinger (1964)

Como si se tratase de una mini película en sí misma, esta introducción antes de los créditos tiene literalmente de todo. Pero lo primero es lo primero, es imposible dejar de lado el hecho de que el más fantástico de los agentes secretos se acercó al hotel Fontainebleau sudamericano nadando bajo el agua con una gaviota pintada sobre la cabeza, donde otros llevarían un sombrero. Quizás esas cosas resultasen algo fascinante en los años 60, no lo sé, pero la cuestión es que funciona, 007 se cuela en las instalaciones antes de que todo empiece a marchar al más puro estilo Bond.

En menos de 5 minutos de esta película, el mejor hombre de su majestad se enfrenta en combate abierto, se cuela (excepto su sombrero imitando a un pájaro), lanza una bomba, se cambia para cenar, coquetea con las damas e interrumpe la velada para ofrecer a una dama en concreto algo más que simplemente su mirada, antes de ser maleducadamente interrumpido por otro tipo malo que finalmente encuentra su destino electrocutado en un baño. A lo cual nuestro hombre, tan irónico como siempre, solo tiene una cosa que decir, “Chocante”.

007_50_golden_moments_tswlm_union_jack_parachute_jump_4-e1349137955193

Lanzándose en esquí por un acantilado – La espía que me amó (1977)

Por fin, un momento sin Connery. Uno de los mejores momentos de la era Roger Moore es el filmado al borde de un precipicio en los Alpes, representados aquí de forma admirable por la Isla Baffin de Canadá, en la primera escena de La espía que me amó.

Mientras disfrutaba del placer de la compañía de una dama en una cabaña en la montaña, James recibe el aviso de una amenaza inminente y escapa rápidamente. Su última amante pasa esa información a sus atacantes rusos y comienza una persecución épica en esquí alpino, que incluye armas en los esquíes, antes de que Bond empiece su descenso en picado.

Tras un rato en caída libre, 007 tira de la anilla y abre el paracaídas en toda su gloria. Dado que la película se lanzó en el año jubileo de la Reina, fue un momento especialmente simbólico en la historia de la saga. La escena tiene lugar en un absoluto silencio hasta que el paracaídas se abre al ritmo de los sonidos emblemáticos del tema de Bond y esa bandera. Seguro que tenía puesto el calzoncillo con la bandera británica.

casino-royale

Hold ’em de apuestas elevadas – Casino Royale (2006)

Aunque todos, o casi todos, los actores Bond han añadido su toque personal al agente secreto más entrañable a este lado de Dangermouse, el único actor que realmente se acercó a emular la admiración que los amantes de Bond reservan para Sean Connery es el actual Bond, Daniel Craig. Se decidieron por Craig, y así se vendió al público, como un nuevo modo de impulsar una serie que había empezado a estar demasiado trillada.

Fue una sabia decisión ya que el debut de 2006 de Craig presenta muchos momentos dignos de incluirse en esta lista. Sin embargo, en esta entrega toda la trama dependía de la cara de poker en la más elevada de las altas apuestas en Monte Carlo que enfrentó al mejor de los agentes del MI5 y al banquero terrorista Le Chiffre.

La escena llega a su clímax en una apuesta de 150 millones de libras a una sola mano. En el sentido de las agujas del reloj, los jugadores revelan su mano, cada una mejor que la anterior, hasta que Bond pone sobre la mesa una escalera de color, haciendo que Le Chiffre haga un gesto que parece sospechosamente como si fuese a vomitar, antes de dejar la mesa para vomitar de verdad en la intimidad de su habitación.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Los estrenos más esperados de un verano 2018 de cine

Los Estrenos de Cine más esperados del Verano 2018

En Cineralia damos un repaso a los estrenos de cine más esperados de este próximo …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.