sábado , noviembre 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Money Monster

Crítica de Money Monster

Jodie Foster, en su faceta detrás de la cámara, nos plantea un filme dinámico con una pareja de actores de lujo George Clooney y Julia Roberts.

Puede que ya estamos acostumbrados a ver a George Clooney en papeles un tanto excéntricos como en,  ¡Ave César!, Los hombres que miraban fijamente a las cabras y The Monuments Men, pero aquí en Money Monster ejerce de lo que llamaríamos maestro de ceremonias en un programa de televisión donde se busca la implicación del espectador en torno a temas de inversiones económicas pero de una manera totalmente desinhibida.

money_monster-765138268-large-001

Lee Gates es un presentador muy afamado de televisión, que tiene un programa donde desvela los productos de inversión que se cuecen en Wall Street. Un buen día cuando está en directo irrumpe en el plató, un joven Kyle Budwell que ha perdido toda la herencia de su familia por un consejo del programa de Gates, y ante su impotencia de los acontecimientos decir secuestrar al periodista en el mismo lugar donde sus palabras le atraparon y para él, le engañaron.

Por partes iguales están planteadas temáticas como el egocentrismo y la avaricia humana, y en contraposición la parte de la indignación y la impotencia del que se encuentra en frente sufriendo los abatimientos de los primeros.

Un guion con estructura piramidal, como el fondo de la película en sí, presentación de todo el equipo participante en escena, seguidos de estructuras de la unión de las partes implicadas, dentro y fuera de la cámara, hasta alcanzar visualmente en pantalla los tres personajes principales de la trama: afectado, responsable y culpable.

La directora Jodie Foster, en su faceta detrás de la cámara, nos plantea un filme dinámico, pero sin excesivo movimiento, solo con la ligereza de las pudieran ser las piezas de un tablero de ajedrez, que se mueven en consonancia con los patrones de no verse arrinconados en un lugar no deseado.

La palabra aquí juega un papel fundamental, donde giran los papeles dependiendo de cómo se enfoquen las direcciones de las mismas y de quien las diga o reciba. También es verdad que se va desencadenando todo en la búsqueda de una certeza lógica, de la que priori pudiera parecer solo para la persona afectada, pero que finalmente exceptuando el culpable, el resto busca respuestas a muchas preguntas que se plantean con las variaciones que van surgiendo.

Money Monster no es película para poder valorarla como estupenda, pero si hay que alabarla en parte, por el tema que trata con el que muchos se pueden sentir identificados, pero al mismo tiempo a otros le podrá chocar fuera de las fronteras de producción por el entorno en el que se recrea, aquí en España no estamos tan acostumbrados a esos shows televisivos encarando temas bursátiles de esa manera.

Crítica de Money Monster

Hay que reconocer que la dirección y movimiento de cámara es bueno, siempre buscando el objetivo concreto sin desviarse demasiado del eje central, y deslizándose por tramos personales emocionales en ciertos momentos pero sin desvariar demasiado. En definitiva un proyecto bastante comercial, por los actores ya reconocidos, pero con un fondo más actual y profundo dentro de una crisis económica y el capitalismo como trasfondo de ganar por ganar sin mirar ni pensar en nada, ni nadie más.

Si tuviera que destacar una interpretación de Money Monster sería la de Jack O’Connell, un actor versátil, después de ver varios trabajos suyos. Aquí no se apoya en actores de mayor calibre que hay en el reparto, George Clooney y Julia Roberts si no que el mismo tiene un desarrollo excelente en todos sus tramos, en lo que encarna con gran destreza.

Crítica de Susana Peral.

2.8
Sending
User Review
0 (0 votes)

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Sin fin. La incapacidad de sentir

La fatalidad de no saber trasmitir los sentimientos en el ser humano es algo cada …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.