miércoles , septiembre 19 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La cura del bienestar. Mens insana in corpore insano

Crítica de La cura del bienestar. Mens insana in corpore insano

Puntuación:

La cura del bienestar es una de esas películas que promete más de lo que realmente ofrece. Hay buenas ideas, aunque parece en todo momento que muchas de ellas no se encuentran bien desarrolladas, otras están reiteradas hasta la extenuación y el desenlace del filme caiga en el más absoluto de los ridículos.

User Rating: 2.35 ( 1 votes)

El director Gore Verbinski mezcla el suspense con elementos de cine fantástico y sátira social en un curioso cóctel, aunque no aproveche bien su acertado punto de partida y acabe naufragando.

La cura del bienestar es una de esas películas que promete más de lo que realmente ofrece. Hay buenas ideas, aunque parece en todo momento que muchas de ellas no se encuentran bien desarrolladas, otras están reiteradas hasta la extenuación y el desenlace del filme caiga en el más absoluto de los ridículos.

Crítica de La cura del bienestar

El largometraje comienza de manera excelente. Somos testigos del viaje de un ejecutivo de una famosa empresa que acude a un particular balneario donde se encuentra uno de los responsables de la compañía, que ha viajado al lugar para curarse de sus afecciones, pero no quiere volver para solucionar los problemas que está atravesando la firma.

Gore Verbinski, director al que debemos cintas como Un ratoncito duro de roer o The Ring (La señal), sabe crear un clima extrañamente malsano en el aséptico e inquietante lugar de reposo para personas ricas e influyentes. Dane DeHaan, por su parte, aporta ambigüedad moral a ese hombre que pretende devolver al redil al presidente de la sociedad para la que trabaja.

No obstante, esta atmósfera enrarecida, que recuerda por momentos a las creadas por cineastas del calibre del canadiense David Cronenberg y el norteamericano David Lynch, no es suficiente para mantener el interés de una película que comienza a naufragar cuando el libreto se detiene en exceso en los diferentes misterios del peculiar establecimiento situado en los Alpes.

El espectador puede tener la sensación de encontrarse ante una cinta que se demora demasiado en contar una historia que se resuelve de la manera más estrambótica y disparatada posible. Pareciera que Verbinski y su guionista Justin Haythe, en su deseo de sorprender, hubieran optado por un giro final que puede resultar imprevisto, pero también involuntariamente risible. Algunos incluso verán en esta vuelca de tuerca un guiño a los cuentos del escritor estadounidense Edgar Allan Poe, aunque más bien parezca una mala parodia.

En definitiva, La cura del bienestar fracasa como mero largometraje de suspense con elementos fantásticos y como crítica de la sociedad capitalista al abordar sin demasiada profundidad la obsesión por la vida sana y el egoísmo de los más pudientes y poderosos.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de Blackwood

Crítica de Blackwood. ¡Chas! y aparezco a tu lado

Los internados y escuelas de señoritas se han convertido en un escenario recurrente del cine …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.