sábado , septiembre 23 2017
Home / Críticas de cine / Crítica de Demonios tus ojos. Una cinta perturbadora que no deja indiferente al público

Crítica de Demonios tus ojos. Una cinta perturbadora que no deja indiferente al público

Puntuación:

Una propuesta rompedora donde los clichés quedan en entredicho, donde la realidad puede que no sea la palpable y donde los cánones se rompen porque se desvela el desequilibrio, totalmente equidistante, entre el deseo y lo natural instaurado en cuerpo y mente.

User Rating: 4.3 ( 2 votes)

Una propuesta rompedora donde los clichés quedan en entredicho, donde la realidad puede que no sea la palpable y donde los cánones se rompen.

Pedro Aguilera en dirección y en guion junto con Juan Carlos Sampedro han realizado un trabajo exhaustivo sobre la turbación humana, en la descripción del interior y, como no, de su exterior de cara a los demás, siendo ese un ejercicio de reflexión para saber que mente en sí cabila más hacia los extremos de las situaciones.

Crítica de Demonios tus ojos

Oliver y Aurora, hermanos, se reencuentran después de años sin verse. Él es un joven director de cine en Los Ángeles, y ella una joven estudiante. El viaje de Oliver y su reencuentro es totalmente enigmático, busca en las miradas de los demás, pero sobre todo en la de Aurora, algo que no le dejó indiferente en un video muy explícito de ella misma en internet. Ahora ambos dos tendrán que encontrar sentido a todo tipo de relación entre ambos que pueda surgir, y ver quien manipula a quien.

Demonios tus ojos es una cinta perturbadora que no deja indiferente al público, para muchos será incómoda, para otros un gran ejercicio de libertad narrativa donde la inocencia, o no tanto, da paso a los deseos y la realidad.

Un guion que desgrana la hipocresía de los personajes versus la sociedad, tanto visualmente como en diálogos, dejando al descubierto que en el fondo de cada persona existe otro yo que raras veces se muestra y si se hace el juicio del contrario sale a relucir.

Aun así Demonio tus ojos no cede todo al descubierto, deja un pequeño mundo de intrigas en muchos personajes, para que cada espectador conjeture con respecto a las razones de muchas situaciones, a saber cómo se llega a ciertos puntos de incomprensión y de intolerancia ante el prójimo.

Una propuesta rompedora donde los clichés quedan en entredicho, donde la realidad puede que no sea la palpable y donde los cánones se rompen porque se desvela el desequilibrio, totalmente equidistante, entre el deseo y lo natural instaurado en cuerpo y mente.

Pedro Aguilera conjuga la manipulación de todas las imágenes realizando un paralelismo con la adulteración que cada personaje realiza sobre los demás, pero también sobre sí mismo. Los fotogramas capturan cada anhelo interior, ya sea o no, oscuro o turbio, pero tan real como la vida misma, aunque la doble moral no quiera verlo, pero sí esconderlo.

Grandes interpretaciones las de Ivana Baquero y Julio Perillán, distintos perfiles, distintas miradas que revelan parte de su personaje. Ella mucho más inocente en apariencia, pero con gran carga y profundidad seductora, llevándolo a la perfección, y él, frio, distante, enigmático por naturaleza con un interior oscuro que no niega, aunque controla cual voyeur en todos los sentidos, reales y metafóricamente fundiéndose esta parte con la forma de película al mismo tiempo que dibuja su personaje.

Además el director juega y declara en conversaciones, posiblemente con la situación actual del cine, con una exposición de la realidad de la industria cinematográfica, algo que parece fuera de lugar en un contexto tan perturbador como la temática que se desarrolla en Demonios tus ojos, pero que al fin y al cabo es otra verdad como el fondo y forma de la película.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Regreso a Montauk. Una obra menor de Volker Schlöndorff

Volker Schlöndorff es un experto en dramas, creador de cintas como El tambor de hojalata …

Deja un comentario