miércoles , diciembre 12 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de El Americano. Una propuesta para los más pequeños repleta de buenas intenciones

Crítica de El Americano. Una propuesta para los más pequeños repleta de buenas intenciones

Puntuación:

El americano llama la atención por su extenso colorido, por sus diálogos naturales que llega con toda en esencia al espectador, y todos comprenderán lo que quiere contar...

User Rating: Be the first one !

Sería un craso error prejuzgar una película por una supuesta etiqueta de infantil y no darle una oportunidad. El americano es una propuesta para los más pequeños, y los no tanto, que mucho más allá de lo visual hay que analizar por su contenido (explícito e implícito) y todo lo que puede aportar.

Cuco vive con su familia en el circo, negocio familiar de antaño. Pero él no quiere seguir el camino de sus antepasados, quiere volar solo, en un mundo imaginativo que se ha creado con un superhéroe televisivo, El americano. Ahora todo está en peligro, y él será el encargado de recuperar algo muy valioso y necesario para seguir adelante con el circo, la capa mágica, que su padre poseía. Cuco cree que su ídolo será capaz de ayudar por ello emprende un viaje a Estados Unidos para que le ayude, irá acompañado, y entre todos aprenderán lecciones de vida que les cambiará.

Crítica de El Americano

Crítica de El Americano

La película contiene un guion que podría desmenuzarse en educativo y reflexivo, porque así como quien no quiere la cosa pasa por analizar, queriendo o sin querer, los siete pecados capitales. Plasma como la época de la infancia y la mitificación de los referentes infantiles, lo que ven y en este caso televisivo, puede influenciar en la persona y cómo se reacciona ante estos hechos.

Es una cinta de aventuras, de ilusión y de mostrar cómo saltan las realidades y los sentimientos por las acciones ajenas e influyentes en uno. Una carta abierta a las fronteras, pero mejor dicho a lo que no deberían ser las fronteras territoriales, y de la importancia de la amistad y de no juzgar antes de conocer toda la realidad de cada persona.

El americano llama la atención por su extenso colorido, por sus diálogos naturales que llega con toda en esencia al espectador, y todos comprenderán lo que quiere contar, haciéndolo como si fuera un juego, una gincana deportiva, una road movie emocional, donde la verdad y los sentimientos aflorarán con el paso de las secuencias.

Contiene ese mensaje tan moral como imprescindible en nuestras vidas de saber valorar las palabras de quiénes nos quieren, de saber escuchar y no pensar que somos más que nadie.

En esta ocasión la película no la vi meramente a través de mis ojos, perspectiva y conclusiones, si no que la presencia infantil a mi lado, y ver como a la palabra FIN, en mi acompañante, medio infantil medio adolescente, sembró una situación muy dispar a la que tiene acostumbrada después de un visionado.

No se había movido en el asiento, que su cara era de asombro y sus palabras no fueran un simple: “me ha gustado”, si no que dio a paso a trasladar lo que había visto en pantalla a su propia persona, a pensar sobre un enfrentamiento que días antes había tenido con sus padres, y estar constantemente hablando del protagonista. No solo después de salir de la proyección, si no a lo largo del día.

Este poso que dejó en esa persona que día a día se forma, es algo tan positivo por parte de El americano, que es uno de los valores primordiales que pido en una cinta, que mucho más allá de entretener, cree un debate interno y externo por la esencia del guion, personajes y todo en un conjunto colorido en pantalla y al mismo tiempo en la persona, con todas las tonalidades, para bien o para mal.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.