viernes , diciembre 7 2018
Home / Noticias de cine / La mujer en la montaña, The Guilty y Touch me not presentes en MUCES 2018

La mujer en la montaña, The Guilty y Touch me not presentes en MUCES 2018

La mujer en la montaña posee un paisaje increíble, un personaje peculiar, un fondo con enjundia y una forma curiosa la de narrar de Benedikt Erlingsson, que se complementa en guion junto a Ólafur Egilsson, y tiene como grandes aliados la música de David Thor Jonsson -una parte importantísima de la cinta- y la fotografía Bergsteinn Björgúlfsson.

Halla es profesora de canto, y tiene un gran frente abierto con la industria del aluminio de su localidad, que está causando grandes contaminaciones a su país. Ella ha decidido tomar cartas en el asunto para proteger el medio ambiente de Islandia y boicotea el sector cada vez que puede. Ahora su lucha puede cambiar, ya que los trámites que inició cuatro años atrás para una adopción ya tienen una resolución positiva.

La actriz Halldóra Geirharðsdóttir recibió en el pasado certamen de Seminci el premio a mejor actriz. Una tonalidad cómica por momentos cubre su personaje, pero solo por ciertos gestos, porque finalmente se revela una gran carga emocional a sus espaldas, y no solo por sus reivindicaciones, que en cierta forma hacen que todo tenga sentido, si no por su vida personal y esa parte sentimental que tiene un gran hueco por un pérdida en un momento de su vida.

Benedikt Erlingsson lo enfoca desde la mirada de los demás no desde la protagonista, que es el centro de las mismas, utiliza a su hermana, a su medio primo, sus alumnos y a ese ciclista que es detenido en distintos momentos de la cinta, para ir forjando la historia, sus aristas y ver como cada paso es una cicatriz curada, pero al mismo tiempo otra huella más que recordar. De esta manera tan sutil nos va dibujando la vida de ella, y con esos toques musicales surrealistas nos remarca cada instante, cada escena con carga emocional.

Los músicos y cantantes que aparecen repentinamente en múltiples secuencias son como la voz de la conciencia de Halla, que aparecen cuando ella necesita un toque de atención o cuando una situación se sale de contexto. Estas situaciones, cómicas, excéntricas, pero cargadas de un gran poso, recuerdan mucho a Aki Kaurismäki y a Roy Andersson, dos grandes creadores de la ironía en escena, pero con grandes esencias. 

Procedente de Dinamarca nos ha llegado The Guilty, un thriller que posee dos vertientes el personaje que está en todo momento en cámara, y la historia que hay detrás de ese teléfono -que parece otro personaje más- y que va cambiando a medida que avanza el metraje.

Asger ha sido destinado al 112 de su ciudad por estar pendiente de un juicio y ser relevado de su cargo de policia. Justo cuando cree que va a ser el último día y será tranquila, una llamada entrante de una mujer que se pone en contacto con ellos porque la han secuestrado, se convertirá en una pesadilla que quiere terminar en su turno, pero no podrá, se quedará y acabará hablando con la hija de es mujer, con su marido y con múltiples unidades policiales para que le ayuden a llevar a buen puerto el caso

Un guion con muchas capas, pero ante todo una llamada de atención a la palabra prejuzgar, y ya dictar sentencia con las primeras impresiones. Al final también se busca el hecho de la vulnerabilidad de las personas que cada día se enfrentan a situaciones como ésta y que tendrán que optar por la frialdad para saber medir las emociones frente a las razones.

El directo Gustav Möller encierra al personaje en cuatro paredes, y el espectador en la sala, en la misma situación de podrá poner en su pellejo, porque la ambientación es buena, cautelosa en imagen, pero con gran ritmo en cuanto a las variaciones que harán que la intriga se vaya formando, y que cada uno vaya interpretando, porque al final de la cinta, cuando el desenlace ya está en nuestra retina recordaremos, o no, que habíamos pensado algo diferente, eso es la maravilla del cine, de la capacidad de los directores que nos llevan por distintos terrenos, y de temáticas que dan más o menos juego.

Compenetrarse cuerpo y mente es complicado, mirarse a la cara sin que salgan a luz las miserias del tiempo, es algo parecido. Por ello Touch me not enfrenta a la protagonista a sus dudas, a sus miedos, a sus rabias y a sus tabúes pero sin llegar ello, ya que lo siente es incomodidad y rechazo por dependiendo que situaciones tan comunes como puede ser el sexo, o el mero contacto físico con alguien

Un documental ficcionado que hará reflexionar mucho más de la protagonista, y de la historia principal, si no que nos enfrenta a varias historias, que podrían unas entre millones, ya que cada persona puede tener su trauma escondido y llevado a la superficie de formas diferentes.

Adine Pintile se pone detrás de la cámara para describir lo que Laura, Tomás y Christian sufren en sus viajes emocionales en su día a día, con respecto a la sexualidad pero que va mucho más allá de la piel. Ellos desean tener relaciones, pero algo se lo impide, ahora quieren superar sus tabúes y marcarse una meta de protección para que no les vuelva a pasar.

La directora también es entrevistada y ahí cuando los papeles se cruzan ella siente la intimidación de las miradas, de la exclavitud de tener que contar y ser visto. La cámara posee la capacidad de enfrentar al que tiene delante de espejo e intentar ver lo que no quiere ver y lo que no ven los demás.

Declaraciones de personas de sus experiencias y sus fantasías para seguir teniendo una vida plena con otras personas, de cómo se puede encarar las dificultades, y la necesidad de mirar en el interior de cada uno para sacar lo que no se ve pero atrapa.

Oso de Oro a la mejor película y mejor ópera prima en Berlín, ha sido una de las cintas que más polémica ha suscitado, porque es directa, sincera, sin tabúes y todo lo que se ve es lo que hay en ese momento, esa necesidad de ver un cuerpo desnudo para creer que uno sigue, o la sencillez de acariciar a alguien para sentirse vivo y disfrutar, todo al descubierto, sin máscaras, o sí, dependiendo qué imágenes pero que realmente no esconden nada, es otra vez, respetable y fantasiosa.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Entre dos aguas de Isaki Lacuesta inaugura Muces 2018

Hoy miércoles 14,  se inaugura la 13 edición de MUCES con la que ha sido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.