jueves , noviembre 15 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Aviones de papel

Crítica de Aviones de papel

3.2

Crítica de Aviones de papel

Una película llena de valores como la amistad, la superación, la ilusión, la admiración, la destreza…

Desde nuestras antípodas nos traen una de esas películas entrañables que a los más pequeños de la casa es difícil de que se les olvide por un tiempo, un cine que entretiene a padres e hijos por igual.

Aviones de papel es de esas películas de superación, deportividad y de enseñanzas varias que a ciertas edades marcan mucho. Es una película muy cuidada, llena de valores como la amistad, la superación, la ilusión, la admiración, la destreza, algo de ambición, de lecciones de vida que dan los más pequeños a los mayores y a los iguales, que pone de manifiesto la pérdida de un ser querido, es un largometraje sencillo, dulce y simpático, con personajes que enamoran.

Crítica de Aviones de papel

Un niño Dylan Webber (Ed Oxenbould), huérfano de madre lucha por sacar a su padre de la depresión en la que está sumido por la muerte de su esposa, el niño en ese afán se apunta a un concurso de vuelo de aviones de papel y queda finalista de su país donde tendrá que competir en la gran final del campeonato de mundo de vuelos de aviones de papel que se celebrará en Japón.

Aviones de papel carece de una trama fuerte pero a su favor brilla de una manera importante, principalmente por su enfoque optimista y positivo que su director Robert Connolly le ha querido infundir. Es sincera y transparente y es eso lo que la hace única y entrañable. En general es una película maravillosa. La idea del concurso de aviones es original pero es otra más de concursos que llegan a una final que se resuelve en el último momento, una historia que sin ser novedosa y previsible es agradable.

Los actores no tienen un papel crucial para recrearse, están comedidos dentro de los parámetros de este filme. El actor de Avatar Sam Worthington está flojo, lo contrario que los niños que en general son convincentes. Destacar el personaje de Kimi Muroyama (Ena Imai) por su simpatía y dulzura interpretando a la amiga y adversaria de Dylan Webber.

Aviones_de_papel-708294191-large

Este filme tiene mucho corazón y muchas escenas emocionales sin descuidar el humor sincero, esto sin duda hace que los niños que la vean de alguna manera maduren, porque en sí la historia está llena de madurez que llega y observándolos mirar la pantalla se comprueba de primera mano que los atrapa, por lo tanto ya merece la pena.

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica de La noche de Halloween. Duelo a muerte en Haddonfield

Las franquicias suelen ir degradándose poco a poco con las sucesivas continuaciones. El respeto por …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.