sábado , diciembre 15 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de De Padres a Hijas

Crítica de De Padres a Hijas

3.1

Crítica de De Padres a Hijas

Un drama, donde las enfermedades psiquiátricas no se esconden, donde los miedos sacan lo mejor y lo peor de las personas…

A veces los legados y las herencias no son tan buenos como uno quisiera, los genes y las vivencias a veces marcan a hierro ardiendo en la piel y en el alma sin que uno pueda sacarlo.

Aquí en De padres a hijas, el director Gabriele Muccino enmarca esta temática de una manera muy directa, en distintas etapas y generaciones.

Crítica de Padres a Hijas

Jake Davis es un novelista de éxito ha ganado un Pulitzer que se acaba de quedar viudo y tiene que tomar las riendas de su vida y cuidar de su hija Katie de cinco años él solo. Pero las desdichas no vienen solas, también tendrá que luchar contra una enfermedad mental que brota con la repentina muerte de mujer y el propio trauma del suceso.

La inestabilidad emocional que aquí se encara en todo el metraje hace que el guion por momentos navegue por líneas un tanto lacrimógenas, no son excesivas pero si las necesarias para destacar la parte sensible que envuelve a cada personaje.

Esto no quiere decir que se dibujen personajes débiles si no marcados por un pasado o una historia dura que les hará plantearse su vida de manera distinta, y como todo, hasta para ser débil hay que ser fuerte o al menos aparentarlo. Son personajes con capas, con dobleces que se desnudan lentamente a cámara con todas sus debilidades y sus armas para sobrevivir incluso ante ellos.

Los flashback son muy necesarios, haciendo que el espectador tome conciencia del proceso de adaptación y la conexión del presente con el pasado y las influencias de los actos de lo vivido con anterioridad y lo repetitivo que puede ser el ser humano.

Los personajes principales de De Padres a Hijas, interpretados por Amanda Seyfried y Russell Crowe, están construidos con gran dureza y crudeza, parten desde la infancia y su inocencia hasta la madurez y su cruel trauma por la vida encarnada. Seyfried desempeña un papel frío y distante que ya interpretó en Chloe y puede que eso le dé la solvencia necesaria, y Crowe tiene una trama de un padre atormentado por la responsabilidad del cargo y de su propia enfermedad, contenido por momentos y áspero en los momentos justos.

Hay que reconocer que el directo Gabriele Muccino ya trató el tema paterno filial en En busca de la felicidad el tono era totalmente distinto, pero sabe argumentar el trato familiar. Y aquí en De padres a hijas a mí me recordó el fondo por momentos que había en Siete almas, mucha culpa de por medio y la búsqueda de la redención en otros personajes.

Un drama, donde las enfermedades psiquiátricas no se esconden, donde los miedos sacan lo mejor y lo peor de las personas, al mismo tiempo que el egoísmo humano, esto reflejado en otros protagonistas que aportan luz a los principales, y donde se ve que el amor, venga de dónde venga no siempre es suficiente para salir adelante.

Trailer de De Padres a Hijas:

 

 

 

 

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.