martes , abril 24 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La leyenda de Tarzán

Crítica de La leyenda de Tarzán

La película dirigida por David Yates no convence ni como filme de aventuras ni como crítica al colonialismo europeo.

Tarzán, el hombre salvaje creado para la literatura por Edgar Rice Burroughs, es uno de los personajes que más versiones ha conocido en el cine,  la televisión y el cómic. La primera adaptación para la gran pantalla data de 1918, cuando el realizador Scott Sidney hizo su particular reinterpretación muda de Tarzán de los monos.

La_leyenda_de_Tarz_n-830384743-large

Desde entonces han sido muchas las recreaciones en imágenes de las aventuras del individuo criado entre primates.

Los cinéfilos más nostálgicos recordarán con cariño la saga de películas protagonizadas por Johnny Weissmuller, mientras que los más jóvenes puede que tengan más fresca la versión animada que Chris Buck y Kevin Lima dirigieron para Disney.

Algunos incluso también tendrán en mente la adaptación que el británico Hugh Hudson realizara de las peripecias del buen salvaje en Greystoke. La leyenda de Tarzán, el rey de los monos. Aquella cinta abordaba tanto la vida de ese humano criado en la selva como su paso por Inglaterra, donde se le intenta educar de acuerdo a la formación de una persona perteneciente a la nobleza.

En muchos aspectos, La leyenda de Tarzán, el largometraje dirigido por David Yates, guarda más de un punto en común con aquel largometraje de los años ochenta.

Aquí nos encontramos con un personaje que se ha adaptado relativamente bien a la civilización y vive de acuerdo a su condición de lord con su esposa, la inseparable Jane. Sin embargo, su plácida existencia se trastocará cuando se le pida volver a la selva donde creció para ejercer de particular embajador de comercio.  Lo que no sospecha es el maquiavélico plan que se esconde tras su misión.

Con este argumento, Yates, responsable de varios filmes de la saga Harry Potter, ofrece un producto que fracasa como mero entretenimiento.

Uno de los principales errores se encuentra en el retrato del protagonista, que resulta demasiado civilizado para ser una persona que creció con la única compañía de los animales.

Por otra parte, la película nunca alza el vuelo como cinta de aventuras. El guion parece no tener muy claro lo que quiere contar y el realizador opta por una académica y aburrida puesta en escena incapaz de insuflar algo de dinamismo al conjunto.

Además, la inserción de flashbacks donde se cuenta el pasado del personaje principal entorpece la narración, mientras que la crítica al colonialismo europeo en África resulta demasiado superficial y obvia.

Tampoco ayudan a elevar el nivel general las desafortunadas interpretaciones de la mayoría del elenco. Alexander Skarsgård encarna de una manera demasiado cerebral al protagonista, mientras que Margot Robbie da vida a una Jane excesivamente cursi y sentimental.

La_leyenda_de_Tarz_n-818526097-large

Igualmente desacertado se encuentra Christoph Waltz, que repite todos los tics de malvado sádico que ya le hemos visto en otros largometrajes. Solamente Samuel L. Jackson se salva con su divertida composición de un improbable representante de Estados Unidos en la misión que se le encomienda a Tarzán.

Al despropósito general se unen unos efectos visuales no demasiado brillantes. La creación digital de los animales salvajes se encuentra muy lejos de la excelencia lograda en la versión de El libro de la selva que dirigió Jon Favreau.

Lo mismo se puede decir de las secuencias de acción, que en algunos momentos parecen más propias de un videojuego que de un largometraje de imagen real.

En definitiva, La leyenda de Tarzán pasará a los anales como una de las adaptaciones más aburridas e innecesarias del héroe creado por Edgar Rice Burroughs.

 

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de Campeones

Crítica de Campeones. Gracias Fesser, el mundo necesita películas así

Me siento en deuda con Javier Fesser, su mejor trabajo hasta la fecha destila honestidad, …

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario