miércoles , noviembre 21 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de La chica del tren. Un thriller incapaz de abandonar su aire de melodrama de serie B

Crítica de La chica del tren. Un thriller incapaz de abandonar su aire de melodrama de serie B

Hay que hacer un gran esfuerzo para que a uno no le rechine la trama, los personajes, guion y vestuario.

El hecho de catalogar a una película como serie b no tendría que ser totalmente peyorativo, lo que realmente es peor es que el trabajo en sí pretenda sobrepasar unas pretensiones a las que no llega.

Crítica de La chica del tren

La chica del tren adaptación del homónimo bestseller de Paula Hawkins llega a las carteleras, de la mano de Tate Taylor, con el reclamo de su tirada de ejemplares vendidas fuera y dentro de nuestro país. Por supuesto otro aliciente en sí es el papel de Emily Blunt como abanderada de protagonista principal, pero no todos los señuelos son efectivos, visto el resultado.

Historia sobre la maternidad a tres bandas, del manejo de las personas pero sin nada de sutileza, sin que el thriller esté bien desarrollado, sorprende que la autora del libro quisiera destacar las temáticas de la violencia machista y los abusos del alcohol, estos dos retos quedan muy por debajo del fondo en cuestión, aunque cada uno influya en lo primordial

Buscar el entretenimiento en el cine es algo muy lícito y que se agradece, pasar un buen rato con un thriller que por momentos desinhiba al espectador, que no tenga que estar constantemente atando cabos, pero sí pendiente de la trama, es bueno.

Pero aquí en La chica del tren hay que hacer un gran esfuerzo para que a uno no le rechine la trama, los personajes, guion y vestuario. Ojo, que finalmente como no hay donde fijarse uno se va distrayendo con mínimos detalles que le dan otros muchos mayores para desencadenar en una sensación de fiasco.

Algo positivo, que siempre se puede encontrar, es ese arranque con voz en off, con pasajes exteriores visto desde un interior que te hace imaginar, eso sí se volatiza cuando el personaje principal se baja de su medio de transporte y título del film.

La chica del tren, metafóricamente se podría dibujar en forma de triángulo pasando de uno a otro, de equilátero a isósceles, y de éste a escaleno, todas las variantes posibles, en esas tres mujeres distintas, pero con puntos semejantes en su fondo, en sus vidas y en algunos traumas del pasado que se vierten en el estado actual de guion.

la_chica_del_tren-680646688-large

Otro de las cosas que hace desorientar al espectador es el formato de idas y de venidas, de fechas desconcertantes que hay que ir uniendo y que en su conjunto finalmente no da resultado. En los casos femeninos casi todo está dicho o presentido, hay cosas extremadamente previsibles, ya que la trama thriller no acaba de despegar en su totalidad, dando paso más al entorno melodramático.

Si se busca información sobre la autora Paula Hawkins que proviene de escribir novelas románticas, con el seudónimo de Amy Silver e incluso algún libro de asesoramiento financiero para mujeres, se entiende que la cinta y el libro se centren en mujeres, pero al pasar de un género a otro e introducirse en el thriller no ha sido demasiado convincente.

De Tate Tayler se esperaba mucho más, director y guionista de Criadas y Señoras, película, basada también en una novela, pero que obtuvo una gran acogida del público. Poco más que decir, que cada uno juzgue por sus propios ojos o por su sensibilidad en la sala de cine, y habrá que esperar a ver que dice el respetable.

2.3
Sending
User Review
0 (0 votes)

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de Sin fin. La incapacidad de sentir

La fatalidad de no saber trasmitir los sentimientos en el ser humano es algo cada …

No hay comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.