jueves , diciembre 13 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Proyecto Rampage. Espíritu de serie B, presupuesto de superproducción

Crítica de Proyecto Rampage. Espíritu de serie B, presupuesto de superproducción

Puntuación:

Un filme al servicio de Dwayne Johnson que triunfa cuando apuesta por el humor y la aventura, pero fracasa en los pasajes dramáticos y en las algo fatigosas peleas de monstruos.

User Rating: 1.9 ( 1 votes)

La denominada Guerra Fría vio nacer un tipo de ciencia-ficción donde los gigantescos monstruos eran los grandes protagonistas. El miedo a un apocalipsis atómico se  palpaba en aquellos productos dirigidos principalmente a un público juvenil. Cintas como Tarántula, El monstruo de los tiempos remotos o las primeras entregas de la franquicia Godzilla se pueden incluir en aquella particular tendencia.

Crítica de Proyecto Rampage

El cine contemporáneo más comercial no ha dudado en copiar muchos de los elementos de aquellas películas, aunque ya no exista la tensión entre el bloque comunista y el capitalista. Ahora los malvados parecen ser las grandes empresas sin escrúpulos y las innovaciones en el terreno de la genética el principal detonante, aunque en muchos aspectos las películas sigan partiendo del mismo patrón.

Es el caso de Proyecto Rampage, adaptación cinematográfica del videojuego creado por la compañía Midway Games. El filme no deja de ser una cinta de luchas de monstruos enormes al servicio de una de las estrellas del cine de acción del momento: Dwayne Johnson.

El protagonista de La montaña embrujada convence en su rol de primatólogo arisco con los humanos, pero amigo de los animales que tiene que lidiar con una extraña situación cuando el gorila que cuida y otros animales comienzan a crecer desmesuradamente y desarrollar una gran agresividad. La estrategia de la estrella de cine y antiguo luchador parece la misma que realizara el veterano Arnold Schwarzenegger: encarnar papeles hechos a su medida y reforzando en todos ellos los aspectos de comedia que permitan ganarse el cariño del público sin hacer grandes esfuerzos interpretativos.

El resto de la película ofrece lo que se espera en este tipo de productos: historia esquemática, personajes de una pieza y orgía de luchas espectaculares y efectos especiales. Brad Peyton, que ya trabajó con Johnson en Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa o San Andreas, triunfa en los momentos de comedia y los más aventureros, aunque fracase cuando aborde elementos dramáticos o tenga que coreografiar peleas, rodadas con el habitual barullo de las grandes producciones.

No obstante, Proyecto Rampage no esconde su intención de ser un mero entretenimiento para un público amplio. Es un largometraje que se ve sin esfuerzo y al que no hay que tomar demasiado en serio, como demuestran el constante recurso al humor y el retrato de dos malísimos de cómic, a los que dan vida unos sobreactuados Malin Akerman y Jake Lacy.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.