jueves , abril 19 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de The Equalizer: El protector. Gran entretenimiento

Crítica de The Equalizer: El protector. Gran entretenimiento

La película es la nueva aventura que emprenden juntos Fuqua y Washington. Presentada este año en el Festival de San Sebastián.

Ya es de sobra conocida la alianza entre Denzel Washington y el director Antoine Fuqua, ambos alumbraron una sensacional cinta llamada Training Day, donde lo que más destacaba, era el personaje de Alonzo Harris, ese policía corrupto al que Washington interpretaba de forma magistral.

el-protector-the-equalizer-imagen-3

Para una generación de espectadores, ese papel será significativo por encima de cualquier otro, y eso que este actor tiene en su filmografía grandes películas, como Fallen, la Mujer del Predicador, cinta de culto con la desaparecida Whitney Houston (para mí, una película preciosa) y luego sus obras con el hermano fallecido de Ridley Scott, Tony, films estupendos como el Fuego de la Venganza o el remake de Asalto al Tren en la que el malo era John Travolta.

The Equalizer: El protector es la nueva aventura que emprenden juntos Fuqua y Washington. Presentada este año en el Festival de San Sebastián, ha venido a nuestro país con una acogida bastante pobre de crítica y público americano. De hecho, en San Sebastián hubo uno que otro que la puso a caer de un burro. Claro, seguramente sea porque no es un producto pseudointelectual de esos que tanto gustan a los festivaleros.

Hablando en serio, tampoco es que sea una cinta como para abrir un Festival de cine, pero aun así no es una película a la que haya que despreciar por sistema como se ha estado haciendo hasta ahora. Con todo mi respeto, ojalá todas las películas malas fuesen como esta. The Equalizer: El protector desde luego no lo es. Es un producto que cumple perfectamente con su único y principal objetivo: ENTRETENER. Sin duda, ha sido una de esas estancias en el Cine que más he disfrutado.

¿Qué nos cuenta The Equalizer: El protector? Pues el guión del film es muy sencillo, sin complicaciones, va al grano, y eso se agradece mucho. No pretende ganar ningún premio. Es un guión que cuenta una historia de la vida. Porque todos nos podemos encontrar, sin saberlo, con hombres solitarios, leyendo un libro en una cafetería, sin molestar a nadie. Personas que pagan sus impuestos y tienen un empleo sencillo, una vida sencilla.

Este es el caso de Robert McPhail (Denzel Washington), alguien que tiene un pasado del que únicamente nos hace falta saber que ha estado plagado de violencia y lágrimas. Tiempo atrás fue alguien que no quiere volver a ser. Pero claro, la vida le presenta una situación mediante la cual, decide hacer una excepción. Y es que cuando conoce a una chica llamada Alina (Chloe Grace Moretz), obligada a prostituirse por una facción de la mafia rusa de Boston, también su vida cambia en cierto sentido. Como reza la frase introductoria del film: “Hay dos momentos grandes en la vida de un hombre. Uno es cuando descubre que ha nacido. El otro, es cuando descubre para qué”. Una frase de Mark Twain que ilustra la esencia de Robert: ha nacido para ayudar a los demás. Es un antihéroe moderno, que bebe mucho del personaje que ya interpretara en El Fuego de la Venganza solo que sin la repelente Dakota Fanning.

el-protector-the-equalizer-imagen-5

Como en toda historia de enfrentamiento entre el Bien y el Mal, tiene que haber un malvado. Y en esta ocasión es un ruso con muy malas pulgas interpretado por Marton Csokas, al que ya vimos haciendo de ruso malo en XXX de Vin Diesel. Csokas aquí es el solucionador de problemas del jefe Pushkin, un ejecutor que parece ser el único capaz de enfrentarse a Robert. En definitiva, es una película que no va a defraudar a todos aquellos que quieran emplear bien el dinero de la entrada y pasarse un buen rato en el cine. Dos horas que se pasan en nada y buenas interpretaciones. Cine  para el disfrute en estado puro.

LO MEJOR: Las escenas de acción, las interpretaciones de Washington y Csokas, los combates cronometrados.

LO PEOR: El personaje de Alina, la joven prostituta, no está del todo aprovechado.

Acerca de Ramiro González

Mira esto

Crítica de Ready Player One

Crítica de Ready Player One. No hay nada como lo real, nena

El director Steven Spielberg fue una figura clave en el cine comercial de los ochenta. …

Un comentario

Deja un comentario