martes , septiembre 25 2018
Home / Críticas de cine / No confíes en nadie. Un trabajo efectivo, con una resolución mejorable.

No confíes en nadie. Un trabajo efectivo, con una resolución mejorable.

No-Confies-en-Nadie-imagen-cartel-cineralia

Llega a nuestras pantallas este trabajo del realizador Rowan Joffe basado en la novela de Steve. J. Watson y producido nada más y nada menos que por Ridley Scott.

No confíes en nadie está protagonizado por Nicole Kidman, que hace de Christine, Colin Firth que hace de Ben el marido y Mark Strong que interpreta a un psicoanalista, el Doctor Nash.

La historia comienza en el despertar de Christine que padece una amnesia y todos los días amanece al lado de su marido Ben sin ningún recuerdo, debido a un accidente. Cada día es una vuelta empezar, Ben le facilita la labor poniéndole fotografías y notas por toda la casa para que cuando se levante vuelva a tener donde agarrarse en sus recuerdos, todas las mañanas al marcharse Ben al trabajo le llama el Doctor Nash para recordarla que tiene una cámara escondida y que en ella  puede grabar todo lo relevante que le suceda o que halla recordado para que le sirva de memoria a largo plazo  y así intentar poder buscar la raíz del problema que la dejó sin memoria.

No confíes en nadie tiene un comienzo atractivo que deja al espectador cariacontecido. Sobrecogedora en los diez primeros minutos, te hace atornillarte a la butaca del cine y apretar las manos a los reposabrazos, luego adquiere un ritmo normal y fluido, vibrante en algunos puntos.  El filme es comparable a desojar una margarita, va desgranando cada paso porque el espectador tiene la misma visión y perspectiva  que la protagonista, carece de pistas, tan solo las que va descubriendo ella y eso hace que la intriga aumente en el espectador, que ni parpadea en ese afán de saber que llevó a Christne a ese punto de amnesia.

En No confíes en nadie hay numerosos momentos inteligentes, es un puzzle y cada pieza que encaja te va dando más satisfacción, como los experimentos psicológicos de estímulo-recompensa. Tiene un guión enrevesado lleno de sobresaltos pero muy bien estructurado, no deja al cinevidente perderse en ningún punto.

imagen-no-confies-en-nadie-2-cineralia

Es un thriller psicológico en toda regla, tiene suspense, emoción y dosis de violencia, con una trama manipuladora de giros inesperados y sorprendentes, muy dinámica porque sus altos y sus bajadas se van hilando de manera  brillante.

Las actuaciones son correctas, quizás demasiada frialdad y poca expresividad en Kidman y el encasillamiento de Firth siempre pulcro gentlemen al que no se le mueve un pelo del flequillo pueda rechinar, pero no merman en absoluto el conjunto al contrario a mi parecer son parte importante del resultado. Mark Strong ( Dr Nash) es el mejor de los tres personajes principales.

No confíes en nadie es una película interesante porque tiene un argumento que atrapa, es inquietante por su desconcierto, lo más importante lo expone, que no es otra cosa que el entretenimiento y eso no se le puede reprochar, por eso acaba siendo un trabajo efectivo, con una resolución mejorable.

 

 

 

Acerca de Antonio Arenas

Mira esto

Crítica de El Pacto

Crítica de El pacto. La peluca de Belén Rueda

Los tratos y acuerdos con el Diablo han sido abordados en numerosas ocasiones por la …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.