martes , julio 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts

Crítica de Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts

Utilizar las últimas técnicas de animación digital del segundo milenio para trasmitir el espíritu de una tira cómica nacida a mediados del siglo XX.

Ese ha sido el propósito de los responsables de Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts, la cinta que adapta a la gran pantalla los más famosos personajes del norteamericano Charles M. Schulz.

Carlitos_y_Snoopy_La_pel_cula_de_Peanuts-100112537-large

El respeto al original está garantizado con la presencia en el guion de dos familiares de del creador del tebeo, su hijo Craig y su nieto Bryan. La pareja, junto a Cornelius Uliano, ha escrito un libreto que condensa de manera adecuada algunas constantes de las peripecias del chaval entrañablemente torpe y su soñador perro. El trío combina acertadamente los esfuerzos de Carlitos por sorprender a una vecina que acaba de ocupar el chalet que se encuentra enfrente de su casa con las particulares fantasías de Snoopy, que imagina una trama amorosa donde se las tendrá que enfrentar al Barón Rojo, un temible aviador.

La sucesión de aventuras de Carlitos y Snoopy emana el mismo tono encantadoramente ingenuo que encandilara tanto a niños como a los adultos desde que se comenzará a editar el cómic en papel. Todo ello acompañado de una moraleja válida para cualquier época: nunca debemos perder la emoción a la hora de enfrentarnos a los retos que nos impone la vida, aunque, como el niño protagonista, tengamos más fracasos que victorias. Por otra parte, el largometraje defiende también que no vale el éxito a cualquier precio y que es preferible perder honradamente que ganar de manera deshonesta. No obstante, el guion no subraya en ningún momento estas enseñanzas y es el propio espectador el que puede sacar sus conclusiones simplemente observando el comportamiento de Carlitos.

El director Steve Martino respeta el estilo de dibujo de Charles M. Schulz, a pesar de utilizar las tres dimensiones y las más avanzadas técnicas de animación digital. En algunos casos, como los recuerdos de Carlitos, el homenaje es claro al utilizar el blanco y negro original de las tiras, mientras que en la gran parte del largometraje parece optarse por una técnica míxta que respete en cierta medida el aspecto bidimensional del papel para el que fueron concebidos los personajes, pero les otorgue a la vez algo de volumen.

Carlitos_y_Snoopy_La_pel_cula_de_Peanuts-683592674-large

El realizador consigue también imprimir el ritmo adecuado al conjunto y se contenta con lograr que esta traslación al cine sea lo más fiel a las viñetas sin añadir elementos que se alejen demasiado del original. A este respecto, el cineasta vuelve a mostrarse respetuoso con el material de base que utiliza para sus películas, como ya ocurriera con su versión para la gran pantalla de Horton, el popular elefante creado por el escritor y dibujante Dr. Seuss.

En resumen, Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts se desvela como un espléndido entretenimiento familiar que despertará el interés por los personajes de Schulz entre todos aquellos que todavía no los conozcan y complacerá a los que sean fans de las aventuras del chaval patoso y su querido can.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de No dormirás

Crítica de No dormirás. La falta de sueño produce monstruos

Los psiquiátricos y hospitales de todo tipo, especialmente si se encuentran abandonados, se han convertido …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.