miércoles , septiembre 16 2020

Crítica de Proyecto Power. La droga del superhéroe

Puntuación:

Convencional mezcla de thriller y ciencia-ficción que funciona como mero pasatiempo, aunque esté lejos de ser memorable a causa de un guion que no acaba de combinar bien sus ingredientes.

User Rating: Be the first one !

Resulta curioso como Henry Joost y Ariel Schulman, los responsables del espléndido documental Catfish, han acabado desarrollando su carrera en el cine de género más rutinario, como demuestra Proyecto Power.

La pareja de cineastas, que llamó la atención con una interesantísima cinta de no ficción que desvelaba las mentiras detrás de los perfiles de Facebook, prosiguió su carrera con dos secuelas de la saga de terror Paranormal Activity, varios cortos e intrascendentes cintas como Viral o Nerve, un juego sin reglas.

Proyecto Power es otro paso en su deseo por afianzarse en la industria, aunque para ello tengan que ofrecer un largometraje que se encuentra más cerca de otros productos de Netflix, la plataforma que se encuentra detrás de la financiación del filme, que ante una obra con una mínima personalidad.

De hecho, estamos ante un título que no se diferencia demasiado de otros filmes impulsados por la empresa como Bright o La vieja guardia, dos particulares cócteles de ciencia-ficción y thriller.

Netflix

La premisa es sencilla: ¿Qué pasaría si una droga te convirtiera en superhéroe durante cinco minutos aún a riesgo de acabar con tu vida?

Su punto de partida podría parecer un remedo fantasioso de Sin límites, aunque aliñado con elementos fantasiosos, un poco de humor y una estética colorista deudora del Tony Scott más psicodélico o del Michael Mann fascinado por las luces de neón.

Sin embargo, a pesar de encontrarnos ante un producto pasablemente entretenido, la película no acaba de funcionar porque su guion no mezcla bien los ingredientes y recurre a un desenlace tan tópico como falto de verdadera garra.

Se podría haber hecho mucho más con esta historia que une a un antiguo militar que busca a su hija, una adolescente que vende el famoso estupefaciente y un policía valiente de Nueva Orleans que quiere atrapar a los traficantes.

Netflix

El resultado no va más allá de un cómic en movimiento que sirve como mero pasatiempo, pero que se olvida poco después de ser consumido, como la mayoría de la comida rápida. Ni siquiera Jamie Foxx y Joseph Gordon-Levitt acaban de brillar en unos roles poco desarrollados.

Acerca de Julio Vallejo

Mira esto

Crítica de Zombi Child. Extraño terror de autor

Bertrand Bonello, uno de los cineastas franceses más personales, aborda en Zombi Child la figura …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.