domingo , junio 24 2018
Home / Críticas de cine / A Roma con amor. El Woody Allen más irregular.

A Roma con amor. El Woody Allen más irregular.

Con un anagrama de palabras y su disparatada imaginación Woody Allen nos presenta su nueva película ‘A Roma con amor’ una comedia ligera con toques sarcásticos e irónicos que nunca faltan en sus films y que viene este fin de semana a nuestros cines distribuida por Altafilms.

A Roma con amor.

‘A Roma con amor’ está basada en ‘El Decamerón’, obra maestra de la literatura italiana de Giovanni Boccaccio escrito en 1351 y que está compuesto por cien cuentos y relatos cortos de distinta temática. En 1971 ya se hizo una adaptación al cine de este libro por parte de Pier Paolo Pasolini, pero Woody Allen ha querido hacer una versión un tanto más moderna.

Cuatro historias independientes con un denominador común, Roma como escenario y el amor como diálogo, mezclándose con situaciones comprometidas en algún caso para los personajes, siempre con el humor de por medio. Jerry y Phyllis (Woody Allen y Judy Davis) viajan a Italia a conocer al novio de su hija. Leopoldo (Roberto Benigni) que se ve una buena mañana en un plató de televisión sin saber que ha hecho para alcanzar la fama. John (Alec Baldwin) arquitecto de California que se cruza con Jack (Jesse Eisenberg ) y sus historias de amor Sally y Mónica (Greta Gerwig y Ellen Page) y por último unos recién casados Milly y Antonio (Alessandra Mastronardi y Alessandro Tiberi) que van a ver a su familia a la capital y por medio en sus vidas aparecerá Anna (Penélope Cruz).

Cuatro historias que tienen en común algo un tanto efímero: la fama, o no tangible: las relaciones personales y el amor, de por medio cada una de ellas un detonante que hace que pueda variar pero siempre en positivo, aunque en el trayecto pasen por vicisitudes a la vista del espectador excéntricas y cómicas, sacándonos más de una carcajada. Eso sí, hay historias que seguramente nos lleguen más que otras, dependiendo de cómo empatice la persona que esté en la butaca con cada personaje y situación, pudiéndose ver reflejado en algún acción aunque también hay que decir que son un tanto surrealistas pero nunca imposibles.

A roma con amor.

Director recurrente, ingenioso, a veces egocéntrico y con toques de sutileza en sus guiones mostrando sus pensamientos e inquietudes al mundo a través de imágenes con un contexto complejo y directo aunque contenga enrevesadas indirectas que aún así cualquiera comprende y asimila. En definitiva una personalidad arrolladora que se expone en la pantalla en todos los sentidos.

Guión con mucho ironismo, crítica constructiva y destructiva al mismo tiempo, con una excentricidad a golpe de diálogos e imágenes bien engranadas con chispa, pero echando de menos un poco más de ritmo. Conversaciones con mucha sorna e inteligencia para dejar al descubierto las debilidades, bajezas, simplezas e incertidumbres del ser humano. Y que no se me olvide mencionar la música que desde luego está muy bien elegida, y sobre todo colocada en el instante oportuno cambiando de escenario, lo que hace que la unión con las imágenes sea excelente, dándole movilidad a los relatos.

Hay que decir que el director dejó muy alto el listón con sus anteriores películas, y que nadie duda que esta no sea buena, pero le falta algo, posiblemente intensidad en un guión que ya de alguna manera está muy trillado, cuatro historias en una ciudad que se complican pero al final se arreglan. Sólo nos hubiera faltado que las historias se cruzasen y ya sí que se hubiera terminado de estropear el guión, pero no Woody Allen es inteligente y eso no lo ha llegado a hacer. Las historias no se cruzan y de hecho, tres de ellas transcurren en el mismo tiempo o eso parece insinuar, pero choca que una de ellas sólo sea situada en un día, como se van mezclando situaciones de una y de otra piensas que el tiempo pasa correlativo pero finalmente te das cuenta que no es así, sólo son paralelos los embrollos de los relatos.

Aunque tiene actores fetiches y de los que hay en esta cinta muchos ya han repetido, el director se caracteriza por incluir en sus rodajes actores que por su destacada carrera en años le dan carisma a la cinta con sus buenas interpretaciones, pero al mismo tiempo le gusta contar con actores frescos y jóvenes con experiencia, sacando de ellos muy buen partido. La cuestión es que en esta película hay tantos papeles que es difícil destacar la actuación de alguna en sí, pero si tuviera que elegir que quedaría con Ellen Page y Judy Davis, cautivadoras ambas en sus personajes y con una sencillez aplastante que por ello mismo llenan la pantalla.

Por la parte que nos toca tenemos en representación de nuestro país a Penélope Cruz, con un papel de prostituta, que tanto le gusta al director incluir en sus películas. El papel es bueno y la actuación correcta pero mi sigo quedando con su actuación en ‘Vicky Cristina Barcelona’, creo que ahí el director sacó mucho mejor partido de la actriz.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Crítica de 12 valientes

Crítica de 12 valientes. Heroísmo USA

El estadounidense Jerry Bruckheimer se ha convertido en uno de sus productores que ha logrado …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.