lunes , julio 23 2018
Home / Noticias de cine / Entrevista a Rodrigo Cortés en un pase privado de Luces Rojas en Warner Madrid.

Entrevista a Rodrigo Cortés en un pase privado de Luces Rojas en Warner Madrid.

Rodrigo Cortés preestreno de Luces Rojas.

El director de cine español Rodrigo Cortés, que triunfó en medio mundo con su segunda película, ‘Buried’, llega este viernes a la cartelera española con un thriller sobre investigadores que desenmascaran a esos farsantes que se lucran con la fe de la gente en lo paranormal.

Una película que ha pasado con éxito por Sundance, y que cuenta con un espectacular reparto compuesto entre otros por Robert de Niro, Cillian Murphy, Sigourney Weaver y Elizabeth Olsen y que además confirma a Cortés como uno de los directores con más futuro en el panorama internacional. En Cineralia ya lo dijimos hace mucho tiempo, Rodrigo es una promesa de nuestro cine, y esta promesa se está convirtiendo en una realidad.

Pase privado de Luces Rojas.

Ayer tuvimos la suerte de coincidir con el director en un pase privado de la película que nos ofreció Warner y pudimos hacerle algunas preguntas al terminar proyección. Rodrigo amable y dialogante, como siempre, contestó a nuestras preguntas, os dejamos algunas de sus interesantes respuestas:

  • La película habla de los ilusionistas, quienes emplean trucos para engañar a la gente. Pero el cine no deja de ser un gran truco, pura magia.

Así es, la película está diseñada, entera, como un truco de magia, con su exposición, desarrollo y conclusión. Y basta ver “Fraude”, de Orson Welles, una de mis diez películas fundamentales, para comprender que el oficio del ilusionista y el del cineasta es el mismo. Uno trabaja también con los mecanismos de percepción: lo que intentas como cineasta es conseguir que el espectador mire a la mano izquierda para, mientras tanto, hacer cosas con la derecha. Son las mismas herramientas. Es un acto de ilusionismo y quien entra en una sala de cine tratando de desvelar el truco está en su legítimo derecho, pero se puede perder dos horas de disfrute. Porque nos gusta más vivir en la ilusión que en la realidad y siempre creemos lo que queremos y nos es más conveniente creer.

  • ¿Cuál es el balance del paso de la película por el Festival de cine de Sundance?

Ha sido muy útil a muchos niveles, y no sólo como experiencia. “Luces rojas” tuvo allí reacciones muy diversas: el primer día, muy polarizada, con gente fascinada y otra contraria; a partir del segundo día y hasta el séptimo, con público relajado y participativo, con reacciones poderosísimas. Eso te hace reflexionar sobre las energías que se producen en los festivales, esa especie de locura brutal. Ver la película siete veces, con siete audiencias distintas, te permite asimismo palpar la electricidad que llega al público y sintonizarte con su energía para ajustar cosas: poder hacer esos últimos ajustes es un regalo. Con “Buried” también lo hice, pues llegó “goteando” a Utah, así que después introdujimos tres voces telefónicas nuevas y ajustamos la música. Ésta es una oportunidad que ojalá tuviéramos los directores siempre. También habrá servido ese paso de “Luces rojas” por Park City de cara a las ventas internacionales. La película ya estaba vendida a más de 50 países y allí se vendió a EE.UU., razón principal por la que fuimos al festival en enero.

  • Intimida que el coste de tiempo y dinero de este film habrá sido mayor que en el rodaje de “Buried”.

Sí, ha costado 12 millones de euros, cantidad muy respetable para una película española, pero es una cuarta parte de lo que costaría un film de este tamaño si se hubiera rodado con un estudio de Hollywood. Es una producción al 90 % española, rodada en un 80% en Barcelona, con dos semanas de exteriores en Toronto, con todo el equipo español, con excepción del reparto. Fueron, en total, diez semanas y media de rodaje.

  • En esta película ejerce de guionista, montador, director y productor.

Para mí la escritura, la dirección y el montaje han sido, desde que empecé con los cortos, diferentes bases de un único acto creativo. No digo que sea la forma correcta; es como lo hago yo, lo que me funciona a mí. En cuanto a la producción, que desarrollo junto a mi socio, Adrián Guerra, tiene que ver con el control creativo: de este modo las decisiones no están sometidas a la opinión superior de un comité que posee tablas mágicas sobre lo que gusta al público. Mi función real como productor es, por lo tanto, la protección de la película. Porque es fácil saber adónde vas al principio del proyecto, e igual de fácil acabar en otra parte muy distinta y sin saber cómo.

  • Que supone trabajar con monstruos del cine como Robert De Niro, Cilliam Murphy y Sigourney Weaver.

No supone gran diferencia, cuando trabajé la primera vez con Leonardo Sbaraglia en mi primera película no era el amigo que es hoy en día, era un actor de renombre internacional y yo era un debutante. Con De Niro, Cilliam y Weaver resultó cómodo trabajar, son profesionales del cine y eso se nota.

Acerca de Rafael Calderón

Crítico de cine, Director y Redactor jefe en Cineralia. Admito que soy un enamorado del séptimo arte que no duda en recordar que como dijo aquel, "Nadie es perfecto"

Mira esto

Vito Corleone en "El Padrino".

El clásico El Padrino regresa a las salas de cine el 29 de junio

El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972), una de las películas más aclamadas de la historia, …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.