miércoles , octubre 17 2018
Home / Series de televisión / Cómo conocí a vuestra madre: Fue legendario mientras duró

Cómo conocí a vuestra madre: Fue legendario mientras duró

HIMYM simplemente se une a una miríada de series que no supieron cuando asestarse el harakiri.

9 temporadas y decenas de episodios después, 13 millones de personas en EEUU (y otros tantos en el resto del mundo) se sentaban frente a una pequeña pantalla para visualizar Last Forever, el polémico doble episodio que daba fin a la mítica serie Cómo conocí a vuestra madre.

Llega el final de Cómo conocí a vuestra madre (HIMYM)

La sitcom llevaba tiempo siendo estéril, un mero fuego fatuo que se paseaba por las televisiones cada semana como un eco de lo que alguna vez fue. Por su parte, los guionistas defendían el final de HIMYM porque según ellos trataron de escribir en todo momento una obra tanto cómica como dramática hasta el final sobre los giros que da la vida. Ciertamente, una serie debe saber equilibrar bien las raciones de sal (drama) y azúcar (comedia) con las que prepara su plato o fracasará. Y HIMYM llevaba tiempo sin resultar dulce al paladar.

Pero no entremos en pánico. HIMYM simplemente se une a una miríada de series que no supieron cuando asestarse el harakiri y creyeron que podrían sobrevivir para contemplar un día más el amanecer traído por los ratings de audiencia. El poder del dinero mantuvo a la agónica sitcom como a tantas otras series conectada a una máquina que la mantenía en estado vegetativo. No puedes dedicar toda una temporada a una boda inútil, utilizándola como pretexto para dar pie a unas situaciones cada vez más forzadas y a la que posteriormente darás fin en solo un par de líneas de una escena despreocupada, restándole importancia a un hecho que ha sumado horas de grabación.

Tampoco puedes titular a una serie Cómo conocí a vuestra madre y no contento con reducir el protagonismo de la madre y sus apariciones a la mínima expresión, asesinarla para cuadrar tu historia. Ni puedes ser incoherente en tu narración. La total descoordinación y falta de estructuración de la 9º temporada es injustificable. Se desfondaron en el rito nupcial y en un solo episodio (el último) ocurren tantas cosas de manera aparatosa, hechos y eventos que se tropiezan porque los escritores les mandan correr con los cordones de las zapatillas atados entre sí.

Barney Stinson, tras acostarse con centenares de mujeres no puede tener de repente una hija sin apenas dar explicaciones y sobre todo, sin darnos a conocer a la madre que la trajo al mundo, ni cómo se organizaron desde entonces. Aun así, la escena de redención final protagonizada por Neal Patrick Harris supo encontrar el rumbo entre todo este sinsentido y se convirtió en una de las mejores y más emotivas. Cuando te quedas bloqueado sin saber que más escribir, no puedes acudir al comodín de “Lilly se queda embarazada”. Dio la impresión de que lo único que hacían últimamente Marshall y Lilly eran concebir hijos para llenar los incómodos silencios que los guionistas no eran capaces de poblar con palabras.

Como conocí a vuestra madre

No obstante, no todo fue un despropósito. El cierre del círculo entre Ted y Robin (a pesar de que para dicho ritual parece que se les exigió crear un personaje como la madre y sacrificarlo en el altar tras usarlo como excusa para la trama), tras casi una década de devaneos merecía un final feliz. En ese apartado HIMYM termina como empezó, uniendo a ambos bajo el testimonio de la ya mítica corneta azul. Aun así, lo que prometía ser la Capilla Sixtina, terminó en un insípido retrato de toscos trazos, una obra que terminó pareciendo firmada por un aturullado parvulito.

Al igual que en la famosa novela del escritor Gabriel García Márquez, ‘Crónica de una muerte anunciada’, todos sabíamos que HIMYM iba a morir.  Y no pudimos o mejor dicho no quisimos hacer nada para impedirlo. El $ ataviado con los ropajes de los hermanos Vicario dio muerte a una serie que insuflaba vida cada semana a los contraídos diafragmas de los televidentes.

A pesar de todo lo dicho, después de que cientos y miles de jóvenes hayamos madurado con HIMYM, un recóndito lugar del corazón del espectador se estremece, porque ya no podrá escuchar sus propios latidos en el intervalo que precede a que Barney termine su famosa frase: ‘its gonna be legen…wait for it… dary’. Y fue legendario mientras duró. 

Acerca de Sergio G. Arias

Estudiante de Periodismo. Pienso, luego escribo. Colaborador en https://www.cineralia.com/ y Redactor en http://www.elfutbolesinjusto.com/ y http://www.loslunesseriefilos.com/

Mira esto

Póster de la serie Supergirl

Supergirl (Serie de TV)

[vc_row][vc_column][tt_block4 category_id=”27″ limit=”9″ custom_title=”MÁS SERIES DE TELEVISIÓN”][/vc_column][/vc_row] 2.7 Supergirl Lo Mejor: Para fans de la …

Un comentario

  1. Una semana y poco ya hace que se acabó HYMYM… Por lo que he leído por la red, la gente no ha quedado demasiado satisfecha con el final de la serie. A mí sí que me ha gustado…

    Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.